Cómo hidratar a tu mascota en verano

La llegada del verano para nosotros es uno de los momentos más esperados, ya que es cuando podemos salir a disfrutar de las playas, del sol y del clima caluroso que hace, pero que puede ser contraproducente para las mascotas, porque es la época del año en la que más se pueden deshidratar.

Ante una situación como la descrita, es importante que en el verano se mantengan muy bien hidratadas a las mascotas, eso evitará que el calor les afecte tanto, pero una realidad que no siempre se toma en cuenta, es que no todos saben cómo pueden hacer eso.

Si eres una de esas personas no te preocupes, en este post te vamos a decir cómo hidratar a tu mascota en verano, de qué forma es posible que su bienestar no se vea dañado por las altas temperaturas, para que así disfrutes de lo que dure la temporada en compañía de tu animal favorito sin que haya algún problema.

Consejos para que tu mascota esté bien hidratada este verano

Aunque siempre debes estar al pendiente de tu mascota, el verano es una época donde debes ofrecer un mayor cuidado, porque el calor característico de este, puede deshidratarla y causar que se descompense, lo cual no es nada bueno para su salud.

1.      Dale mucha agua fresca y limpia

Por supuesto, una de las cosas que debes hacer para mantener a tu mascota hidratada es darle mucha agua que esté fresca y limpia en cada ocasión, para que en cualquier momento del día en que sienta sed, pueda tomar la cantidad que su cuerpo le esté pidiendo, que seguro será frecuentemente.

gato bebiendo agua

Tu mascota debe tener un espacio al cual acceder con facilidad para tomar agua las 24 horas del día, así que tu tarea será verificar si la que le has colocado se encuentra limpia, si se ha acabado y cambiarla por otra fresca cuando lo consideres necesario.

Ubica el bebedero de tu mascota en un sitio que sea fresco y lejos del sol, debido a que los rayos solares son muy intensos durante el verano, y eso puede terminar deshidratándolo con mayor facilidad, además de lesionar su piel.

En el caso de que vayas a salir de casa, lleva contigo un envase donde le puedas colocar agua para beber, lo necesitará incluso para caminatas muy cortas, o por si sales en coche.

2.      Mójalo un poco

El problema del verano para las mascotas son las altas temperaturas que se registran, por lo que es necesario que trates de regular la de tu amigo animal, y eso lo conseguirás utilizando un poco de agua para mojar su cabeza y tronco.

A diferencia de los seres humanos, los perros no sudan, por eso necesitan que se les moje con un poco de agua para crear un efecto parecido, ya que al evaporarse esa agua se estaría yendo con ella parte de la temperatura corporal que tiene el animal.

Una excelente opción para los que tienen una piscina en casa, es permitir que su mascota tenga acceso a esta para refrescarse cuando lo necesite, o colocar una piscina hinchable que sea de uso exclusivo para ella, así logrará mantenerse hidratado todo el tiempo.

3.      Evítale las actividades intensas

Sabemos que quieres a tu mascota y que deseas cuidar de ella, pero te recomendamos que en el verano le evites las actividades intensas que puedan hacer subir su temperatura corporal, porque eso lo que hará es que sea más propensa a sufrir una deshidratación.

Juega con tu mascota de forma tranquila, da paseos con ella o alguna otra cosa que pueda hacer y que no implique que se agite demasiado, para que la temperatura de su cuerpo se mantenga lo más estable que sea posible.

1.      Refresca su espacio

Así como tú necesitas de aire acondicionado o de un ventilador en el verano, tu mascota también lo requiere, por lo que tendrás que considerar cómo puedes hacer para refrescar su ambiente, de modo de que se sienta más tranquilo en el verano, sobre todo cuando llega la noche.

perro con sed

Si tu mascota cuenta con un espacio específico de la casa donde duerme, considera colocarle un ventilador para mitigar un poco el calor que pueda sentir en ese lugar, y hasta puede ser una opción que le coloques un aire acondicionado portátil, y más para la hora de dormir.

En el caso de que no dispongas de presupuesto para hacer lo anterior, puede servirte en el verano cambiar el espacio de tu mascota a tu habitación u otro lugar que sea más fresco, porque eso ayudará a que no termine deshidratada.

2.      Dale de comer cuando se esté más fresco

El calor es una de las cosas que puede evitar que tu mascota quiera comer durante el verano, por lo que tendrás que tratar de alimentarlo cuando las temperaturas no sean tan altas, para que así el animal no se deshidrate.

Dale de comer a tu mascota muy temprano y durante la mañana o por la noche, en esos momentos no será tanto el calor que le afectará, y eso permitirá que se alimente como es debido, para que pueda soportar lo que resta del verano.

Con estos consejos conseguirás que tu mascota se mantenga hidratada durante el verano, así que usa cada uno de ellos y verás cómo no tendrá ningún problema en esta temporada, ya que suele ser una de las que causa mayores molestias de salud a los animales.