Bitterness cannot be avoided, but should not turn into rejection

Amaya Moro-Martín - Euroscientist

Amaya Moro Martín reacts to the FCT head resignation a couple of weeks ago and the recent death of former Portuguese science minister José Mariano Gago. She places this crisis in European research into the wider Southern European research context. She shares her unease about the collective apathy surrounding such austerity measures against research. She believes, if we don't plant the seeds of research and innovation now, we are unlikely to reap the benefits at all.

Dear Editor

In his recent article Carlos Fiolhais described the dire state of the research system in Portugal. He finished his article with a reflection regarding European science policy. In this piece I would like to pick it up from his concluding remarks because the situation in Portugal is indeed just another chapter of the R&D Southern European tragedy.

The other chapters are Italy (since 2009, suffering a 90% cut in recruitment, a 100% cut in basic research grants, and the disappearance of 40% of doctoral courses); Spain (from 2009, experiencing a 40% cut in basic research grants, the disappearance of 90% of the permanent positions left open due to retirement, and the systematic breach of tenure track contracts); and Greece (since 2011, subject to a 50% cut in funding of research centres and universities, and a 100% cut in new hiring).

But the Portuguese chapter described in Carlos Fiolhais’s article is particularly dramatic, given that 50% of the country’s research units might be facing closure. Let me repeat that: half of the research units of an entire country, at both research centres and universities, might be facing closure. We are talking about a country with a relatively young research system. We are talking about wide-spread closures that will undoubtedly cripple all the research-based activities of an entire country for decades to come. And what reaction did this move trigger? Mostly silence. Where is the outcry from the international scientific community regarding the Portuguese research review process and our Portuguese colleagues’ plea for survival? Where is the reaction from European institutions to protect a sector so important for the sustainable development of a country that had to be rescued during the economic crisis?

In this context, the sudden death of José Mariano Gago, late last week, has been the latest slap in the face and an extremely surreal one. He, who since the late 1980’s, has been fighting so hard to establish a research system in Portugal, first as President of the Portuguese Funding Agency for research and then as Minister of Science. He, who since the early 2000’s, has played a key role in European science policy under many different guises, including as one of the masterminds of the Lisbon Strategy.

He is now dead. Literally dying while trying to save what he helped so much to create: the Portuguese research system. Literally dying, while, using his own words, “submerged by evaluators’ repetitive questions to my lab”. Literally dying, while encouraging debate regarding the impact of the austerity measures on the increasing European research divide.

And still he had hope.

One of the latest debates he chaired on whether science is contributing to the division of Europe was a high-profile session at ESOF2014 in Copenhagen. In an email to the panellists, he told us: “In my view, which I hope you may share, results were very encouraging. Speakers and participants tried to converge in finding a common ground, and we all agreed that we are facing a difficult and complex situation, irreducible to a schematic description or simplistic “solutions."" His dead is a huge loss in this context.

We needed him more than ever because of his unique combination of a conciliatory personality, intellectual and political sharpness as well as extensive science policy experience at the national and European level. And also because he was very much down-to-Earth—or, might I say, down-to-lab—having an intimate knowledge of the impact of the austerity measures on everyday research activities. All those aspects made him a unique bridge between science policy makers and science makers.

I do worry myself about my own schematic description because, indeed, my perception is that the chapters of the R&D Southern European tragedy have a storyline in common. We are all aware of the studies that show that increased R&D investment is related to the growth of the GDP. But it has also been shown that it is related to increased democratic transparency.

To me it makes perfect sense: a political leader that advocates for R&D is investing in the future of the country with a statesman vision, as opposed the short-sighted approach—wide-spread in some countries—favouring investments focused on short-term political gain or those that benefits certain interest groups. I feel researcher in the North and the South, as all educated citizens, should protest loud and clear against this policy.

But ours is an uphill battle because research does not follow political cycles and there are other interests at play that have little to do with the long-term social welfare of the European citizens. I do not know if José Mariano would have shared my view, but I am certain that his portrait of the situation would have contained an infinitely richer set of hues that we can no longer benefit from.

As myself, he was also appalled by the silence. In his own words, he questioned “why it appears to have not been possible, so far, to mobilise [more] people throughout the political spectrum and society, at least at the level that would be required?” My own view is that the increasing research divide is neither good for the South, nor for the North, because it will result in a deficit in technology, innovation and discovery Europe-wide that José Mariano was so worried about. This should be an encouragement for European institutions to provide the necessary measures to make sure that Southern European countries also achieve a knowledge-based society.

Given how much more convergence the EU has on other fronts, and the critical role R&D plays in establishing less vulnerable economies, it is truly astounding that these measures has not already been taken. These measures should urgently address the brain drain because scientists leaving research activities—due to the lack of an innovation private sector in Southern European countries able to employ them—is an extremely bad investment strategy for science Europe-wide because it implies the permanent loss of valuable scientific skill; in Spain alone, my home country, there has been a net loss of 11,000 researchers in the last four years—I am one of them. Southern European governments appear to have the perception that they have too many researchers that their respective systems cannot afford. But, as I heard recently from Norman Augustine, former Lockheed Martin CEO, “if you don’t plant the seeds you don’t need farmers but you starve.”

From my own exile, and for those researchers, who are being spared and forced to immigrate, in particular my Portuguese colleagues, I would like to share with you José Mariano’s words: “You know, packing, unpacking (real things, boxes and books and cloths and memories), always hesitating before deciding what to bring this time… but you know it already, it is part of being so much attached to our place that it hurts… and then we realise how much divided and how much we are also already elsewhere as part of a new life…(I have been through it so many years that I think I recognise your symptoms as if it was happening to me now). But please think that you will be travelling across the Atlantic many, many times, coming back and forth. After all, you shall be happy to know that many signs of recognition and those precious memory doors we all build our lives on, are to be found here and there…Saudades y abrazos, José Mariano.”

Far from being an acceptance of defeat he called for action: “But do not be bitter, please. Our countries need both of us, and we them (…); bitterness perhaps cannot be avoided, but it should not turn into rejection. If civilisation were easy, there would be no place for barbarism.” (…) “Action by scientists aimed at strengthening and widening the social support to science and to scientific research, as well as to critical thinking and to the values of science itself, is increasingly needed in Europe. The [open letter] reflects the generosity and the revolt of many researchers in some European countries, as a response to very damaging bad science policies.”

He adds: “Under difficult economic conditions, human capital was not regarded by many decision makers as the most precious asset for our future. On the contrary, loss of talent and rapid erosion of years of investment in advanced education and research were accepted or encouraged. (…) Reaction by responsible citizens to these unfortunate policies is therefore critically needed. I would be very happy if some of my efforts over many years in fighting against the science divide across Europe, and in campaigning for a greater involvement of scientists in science policy and in sharing the political debate with society would have modestly contributed to progress in this area! (…).”

Our dearest José Mariano, you contributed tremendously to European research development and we are extremely grateful for your restless work.

Un último abrazo,



A call to those who care about Europe’s science

Amaya Moro-Martín - Nature

When the European Parliament asked its proposed new commissioner for research what the continent should do about the state of its science, Carlos Moedas pledged greater cooperation between member states. Moedas might not have noticed, but we are already uniting: to protest against vicious budget cuts that are wrecking our scientific base and threatening our economic future.

These protests will reach a symbolic climax next week, with events planned in several European capitals, including the arrival in Paris of cycling French scientists involved in the Sciences en Marche campaign.

To mark this week of action and to highlight the need for a rethink on cuts, I and colleagues from across Europe have drafted an open letter to national governments and the European Parliament and Commission. We encourage Nature’s readers, as scientists and citizens who care about the future of research in Europe, to sign it here:

The problems are many but can be summarized simply. The policy-makers and leaders of an increasing number of nations have completely lost touch with the reality of research.

They are ignoring how a strong research sector can contribute to the economy, something that is particularly crucial in the countries hit hardest by the economic crisis. Instead, they are imposing drastic budget cuts that are making these countries even more vulnerable. And all under the complacent gaze of European institutions.

There are too many examples to list, but here are some of the most prominent: since 2009, Italy has seen recruitment of scientists fall by 90% and the amount spent on basic research drop to nothing. In Spain, the amount of money spent on civilian research and development has dropped by 40%, and fewer than 10% of researchers who retire are being replaced. Since 2011, the budget of Greek research centres and universities has halved, with a freeze on hiring. Already reeling from budget cuts of 50% for universities and research centres, Portugal may now have to close half of its research units because of a flawed evaluation process supported by the European Science Foundation.

French researchers are alarmed by the 20–25% decline in the number of scientific and academic positions and by the less than 10% success rate of the increasingly more prevalent grant-based funding. Even Germany is fostering fixed-term contracts through its science-employment act, making the future uncertain even for very experienced researchers.

Most of these measures are in the name of austerity. Europe’s vain hope is that the private sector will step up to provide the spending increases required to reach the Lisbon Treaty’s goal of 3% of gross domestic product. But this ignores the fact that private backing tends to be spurred by public investment: more than half of the United States’ economic growth has come from innovation that has roots in federally-funded research.

The drastic budget and hiring cuts, the latter recommended by the European directive, are triggering a brain drain. Where they can, scientists are shifting from the less-affluent south to the north of Europe. Where they cannot, many are abandoning the continent altogether.

Spanish policy-makers are even denying the problem exists, despite the clear collapse in employment opportunities and the visible emptying of research centres. If the lack of opportunities continues, more and more European scientists will simply leave research.

Europe’s research commissioner deserves a chance to improve the situation. But it is telling that Moedas’s guidance letter from the commission’s president-elect, Jean-Claude Juncker, does not mention the need to address budget cuts or the brain drain. Instead, it asks him to focus on applied research, and in particular on boosting the participation of the private sector and of small and medium enterprises.

Despite what some politicians believe, applied research is unlikely to have much immediate impact on the market. Marketable research products are the low-hanging fruit of an intricate research tree, and undermining basic research will slowly kill the roots.

Ultimately, Europe’s approach ignores how the scientific process works. Research requires experiments, and not all will be successful. Excellence is the tip of an iceberg: it is prominent only because of the support of the body of work beneath.

Instead, science funding at both the national and the continental levels is going to a diminishing number of well-established research groups. This is not conducive to the diversified portfolio that Europe will need to face the societal and technological challenges of tomorrow. It also increases the gap between member states, because those well-funded research institutions are systematically recruiting a selected group of grant holders.

Research cannot follow political cycles: it is about investment in the future. And it should not just serve the economy, but also aspire to increase knowledge and social welfare, including for those with no resources to pay the bill.

Too many of those in positions of power in Europe have chosen to ignore this. We are determined to remind them. We call on you to help us.

The views and opinions expressed are those of the author and do not necessarily reflect the views of the STSI.


Research Activism: Edicion especial de Euroscientists sobre las movilizaciones de los investigadores en Europa



Repeated research protests on the streets of Madrid

Marta Espar - Euroscientist


Problems of resesarch in Spain

Amaya Moro-Martín - ROARS


La Revuelta de los investigadores (Ricercatori la Rivolta)

Edición especial del Il Fatto Quotidiano


Spain needs 'major cultural change' to do better in science, international panel says

Elisabeth Pain - Science


Blame game emerges over innovation divide

Laura Greenhalgh - Research Europe


If rearch and education is expensive, try ignorace. Mesa redonda sobre la situacion de la I+D en Espana, Francia, Italia, Portugal y Grecia

Raul Toran - Euroscientist


La importancia de la investigacion cientifica y sus perspectivas en EspaNa

Amaya Moro-Martin - Temas para Debate


Homo Scientificus Europaeus

Ateneo de Barcelona (video)


European Science is dead: long live European Science!

Gilles Mirambeau & Amaya Moro-Martín - Euroscientist


"Los responables de ciencia deberian haber dimitido ya"

Rosa Tristán - Periódico Escuela


Spanish science: still suffering

Amaya Moro-Martín, José Molero, Carlos Andradas, Emilio Criado, Antonio Turiel, Mar García Hernández, Emilio Muñoz, Diego García-Bellido, Jose M. Fernádez - The Guardian


Spain's new research budget fails to deliver

Amaya Moro-Martín - The Guardian


Los cientificos forman un frente para salvar la I+D del colapso

Alicia Rivera - El País


Senor ministro, no nos defraude otra vez

Carlos Andradas - El País


Spain urgently needs an internationally credible science policy

Amaya Moro-Martín - The Guardian


“Que inventen ellos”: Espanha desaparece de los comites cientificos internacionales

Fernando Valladares, Miguel Angel Rodriguez Gironés, Joaquin Hortal, Adrián Escudero y Jordi Moya - El Diario


La arbitrariedad de los caciques. Corrupcion en Vigo (2)

Paul Ingendaay - Frankfurter Allgemeine Zeitung


"A los cientificos que se van no se les enganara otra vez para volver"

Alicia Rivera - El País


Despedida de una cientifica que esta haciendo las maletas

Amaya Moro-Martín


Los ‘ninis’ de la ciencia

Amaya Moro-Martín - El País


Rajoy ignora a la ciencia

Carlos Andradas - El País


Spanish austerity's brain drain



Un grave error del Gobierno: los recortes en el CSIC, un baldon para la ciencia espanhola

Laura Crespo - El Imparcial


El Gobierno adelantara pagos para salvar al CSIC del colapso

Alicia Rivera - El País


Vacaciones cientificas: si o tambien

Rosa Tristán - Laboratorio para Sapiens


El CSIC ha perdido el 10% de su personal en anho y medio

Emilio de Benito - El País


El Centro de Investigaciones Oncológicas se deshace de unos 60 empleados

Emilio de Benito/Alicia Rivera - El País


Tan inutil como sonhar

Amaya Moro-Martín - El País


El tejido industrial no puede cubrir la inversion en ciencia

Elisa Silió - El País


Protesta ante el director del CSIC por los recortes de fondos

Laura Delle Femmine - El País


En respuesta a 'El caso CSIC'

Gaspar Llamazaers y Alberto Garzón - El País


Unprecedented Uncertainty for Young Spanish Scientists

Elisabeth Pain - Science Careers


Cien directores del CSIC advierten de la paralizacion de la actividad en semanas

Jaime Prats/Emilio de Benito - El País


El CSIC y el oraculo de Delfos

Javier López Facal - El País


La situacion es un cataclismo

Emilio de Benito - El País


Dark Clouds over Spanish Science

Luis Santamaria, Mario Diaz, Fernando Valladares - Sciece


'Regalando' fondos científicos a Alemania: "Que investiguen otros"

Rosa Tristán - Huffington Post


Los investigadores protestaran por una Espana a remolque en ciencia

Daniel Ruiz - Reuters



Rosa Tristan - Laboratorio para Sapiens


El 'desplante nacional' del Gobierno a los cientificos

Rosa Tristan - Huffington Post


Brain drain in Spain leaves scientific research on the wane

Tobias Buck - Financial Times


La comunidad cientifica denuncia la paralisis de la gestion de I+D

Alicia Rivera - El País


Protesters to Government: 'Save Spanish Science'

Elisabeth Pain - Science


Spanish scientists protest to save research

Michele Catanzaro - Nature


Contra el desmantelamiento de la ciencia en Espana

Alicia Rivera - El País


Los investigadores reclaman que se proteja la ciencia de los “vaivenes economicos y politicos”



La mayor manifestacion de cientificos de la historia de Espana

Manuel Ansede - Materia


Cientificos marchan en 20 ciudades para denunciar "el desprecio" a la I+D



Miles de científicos se manifiestan contra los recortes del Gobierno

Antinio M. Yague-Antonio Madridejos - El Periódico


Spanish scientists march against spending cuts

Phys Org


A divided union?

José Mariano Gago - Physics World


Vela asegura que no se "va a dejar que el CSIC caiga" y que los 25 millones de euros son "solo un primer pago"

Europa Press


El Congreso rechaza la moción del PSOE que recogía las reivindicaciones de la Carta por la Ciencia

Europa Press - La invormación


El Circo de los Diputados

La Ciencia y sus demonios


El CSIC envejece

La Ciencia y sus demonios



Rosa Tristán - Laboratorio para Sapiens


El CSIC mete la mano en la hucha de los científicos para poder sobrevivir

Nuño Domínguez - Materia


Cualificacion e independencia

Emilio Muñoz - El País


Investigadores del CSIC quieren tomar medidas legales por el secuestro de remanentes.

Ciencia con Futuro



Tosa Tristán - Laboratorio para Sapiens


El Gobierno 'no puede absorber' a tantos cientificos

Javier G. Negre - El Mundo


Menos de uno de cada diez cientificos espanoles en el extranjero creen que volveran

Michele Catanzaro - El País


Al CSIC se le acaba la hucha

Emilio de Benito - El País


La ciencia como principio, medio y fin: una peticion al Ministro de Hacienda

Santiago Llamas - El País


Vela: "En Espana faltan cientificos, pero el sistema no puede absorberlos"



Cuando los elefantes luchan, sufre la ciencia

Luis Santamaría / Joaquín Hortal / Miguel Angel Rodriguez-Gironés / Fernando Valladares / Adrián Escudero - El Diario


El ‘caso CSIC’ o la banalidad del mal

César Molines - El País


EUROSCIENTIST SPECIAL ISSUE: Research Austerity - How well are scientists from Southern Europe withering cuts?

Las medidas de austeridad han afectado de forma importante a la labor investigadora en Europa, particularmente en los países del sur. En el nuevo número de Euroscientist, la revista online de la organización europea Euroscience, puede leer cómo los científicos de España, Italia, Portugal y Grecia se han enfrentado a esta situación de crisis, tanto de aquellos que se han visto forzados a emigrar como los que han decidido quedarse. Euroscience es una organización de base que agrupa a científicos de toda Europa y de todas las disciplinas y Euroscientist es la primera revista para científicos hecha por científicos. El objetivo es que sea un medio donde éstos puedan hacer escuchar su voz. Los problemas identificados en España, Italia, Portugal y Grecia resaltan la necesidad vital de un debate público, más allá de las fronteras del sur de Europa. Ese precisamente es el objetivo de este número especial de Euroscientist: facilitar la discusión dentro de la comunidad científica europea para encontrar soluciones a los problemas a los que nos enfrentamos. Le animamos a que participe en este iniciativa ciudadana expresando su opinión. Por ejemplo ¿qué partes del sistema de investigación cree que necesitan cambiar y cómo? ¿es necesario reconsiderar los objetivos de la investigación en Europa? ¿qué cambios propone a las vías de financiación? Si quiere que los políticos escuchen su opinión compártala mandando un mensaje a


Cientificos tramposos, premiados y con becas

Rosa M. Tristán - Huffington Post


Es que no sirvio para nada el caso Guttenberg?

Paul Ingendaay - Frankfurter Allgemeine


Europa enfria el gran proyecto de invertir 80.000 millones en I+D

Lucía Abellán - Alicia Rivera - El País


Unpaid Dues Delay Spanish Participation in European Science

Lucas Laursen - Science


Buscando trabajo de científica en EE UU

Amaya Moro-Martín - El País



José Luis González de Prado - El País


Hagan Juego

Juan Fernández Sánchez - El País


Lofty Goals in Spanish Research Plan. But Very Little Money

Elizabeth Plain - Science


La Estrategia de I+D+i aspira a un gasto del 2% del PIB en 2020

Alicia Rivera - El País


Todo el poder para la ciencia

Pere Puigdomenech - El País


Hacienda paraliza fondos para I+D

Alicia Rivera - El País


El Gobierno reduce la financiacion de la ciencia al retrasar pagos

Alicia Rivera - El País


El gobierno de la I+D+i

Carlos M. Duarte


Hacienda ‘arruina’ a los cientificos: subvenciones prometidas que no llegan

Rosa M. Tristán


Un plan sin plan

Ferenando Valladares - El País


“El Gobierno trata la I+D con agresiva indiferencia”

Alicia Rivera - El País


Un gran pacto de Estado en I+D+i

Luis Oro - El País


La ciencia le pide a Rajoy "un giro en la politica de I+D" para evitar un "colapso"

Miguel Corral - El Mundo


La ciencia dice basta

Alicia Rivera - El País


Los recortes en I+D y la fuga de cerebros aumentan el riesgo de una "generación perdida"

20 Minutos


Spanish scientists take to the streets

Michele Catanzaro - Nature


La ciencia dice basta

Alicia Rivera - El País


La UAM ve amenazadas la equidad, la ciencia y la tecnologia



El colectivo por la ciencia exige al Gobierno que cambie su politica de I+D

Alicia Rivera - El País


Protesta contra los recortes en I+D+i

Europa Press


Cerebros que hacen las maletas

Manuel Ansede - Materia


El presidente del CSIC admite que la institucion tendra deficit hasta el anio 2015

Miguel G. Corral - El Mundo


El CSIC necesita un rescate por el Gobierno de 100 millones

Alicia Rivera - El País


La I+D, un anio despues

Amaya Moro-Martín - El País


El CSIC presenta un plan de ajuste anticrisis para evitar un ERE

Alicia Rivera - El País


Higgs critica el “absoluto y terrible abandono” de la ciencia en Espana



Un agujero de 450 millones que hara un socavon

Rosa Tristán


Los rectores denuncian “los masivos recortes en la financiación de la I+D”

Alicia Rivera - El País


Investigadores del CSIC denuncian en la UE la situacion de la ciencia en Espana

Alicia Rivera - El País


La ciencia espanola se va a las antipodas

Rosa Tristán


Los Jaime I reivindican la inversion en I+D para afrontar la crisis

Ignacio Zafra - El País


El presupuesto de I+D cae por cuarto anio consecutivo y se situa al nivel de 2005

Alicia Rivera - El País


Jovenes investigadores europeos contra los “inminentes recortes” en la ciencia

Alicia Rivera - El País


Ciencia para la prosperidad de la UE

El País


"Solo volvere a Espana jubilado o en un ataud"

Nuño Domínguez - Materia


El futuro de la ciencia espanola esta en el extranjero

Nuño Domínguez - Materia


El CSIC se moviliza: ciencia al borde del colapso

Rosa Tristán


El CSIC asegura las nominas pero admite dificultades en su capacidad de gasto



Las subvenciones para I+D caen un 15% en los presupuestos de 2013



La ciencia se hunde, el ladrillo despega

Miguel Ayuso - El Confidencial


El Gobierno deja la I+D en la UCI

Javier Montalvo - Expansión


Evolucion de los Presupuestos Generales del Estado

El Mundo


Cientificos lamentan que la merma en I+D sea en subvenciones y no en creditos



La I+D+i civil mantiene el presupuesto pero reduce las subvenciones a la ciencia

Alicia Rivera - El País


Economia anuncia que habra una nueva planificacion de I+D+i

Alicia Rivera - El País


Investigadores: un futuro con el horizonte lejos de Espania

Enrique Pita - Investigación Médica


Spanish scientists complain about unspent budget

Michele Catanzaro - Nature


Spanish researchers get political on EU researchers’ night

Michele Catanzaro - Nature


EU battles over research billions

Natasha Gilbert - Nature


La Secretaria de I+D+i retrasa las convocatorias para contratar investigadores

Manuel Trillo - ABC


El corralito de la ciencia espanola

Carlos M. Duarte - Huffington Post


La Agencia Estatal de Investigacion se aplaza a 2013

Alicia Rivera - El País


Ciencia para despues de un rescate

Pere Puigdomenech - El País


El abandono de la ciencia



El CSIC paralizara de forma temporal sus pagos para hacer frente a las nominas

Teresa Guerrero - El Mundo


Primavera Academica

Javier Sampedro


La excelencia no se puede conseguir sin una masa critica de investigadores (video)

Enrique Pita - Video: Adrián Conde - Redacción Médica


Los cientificos alertan del exodo de investigadores producto de los recortes

Rosario Zanetta - El País


Los cientificos espanoles piden ayuda a la UE

D. Valera - ABC


Los cientificos desconfian de la independencia y eficacia de la Agencia Estatal de Investigacion

J.F.A. - ABC


Los cientificos espanoles buscan auxilio en la UE



Los cientificos denuncian ante el Parlamento Europeo los recortes en I+D

Alicia Rivera - El País


De verdad sobran investigadores?

Francisco J. Tapiador - El País


Escualida ciencia

Editorial - El País


Puntualizaciones a Carmen Vela sobre el “adelgazamiento” de la ciencia en Espana

Amaya Moro-Martín - El País


La excelencia necesita dinero

Carlos Andradas - El País


“Sin recursos no se pueden producir excelentes cientificos”

El País


El Gobierno inquieta a la ciencia al anunciar un “adelgazamiento”

Alicia Rivera - El País


Carmen Vela: “El sistema de I+D no justifica pagar a tantos investigadores”

Emilio de Benito - El País


Recortes en ciencia: una idiotez?

Juan Carlos Suárez - Revista del Instituto de Astrofísica de Andalucía


El Congreso ha rechazado todas las enmiendas de I+D al presupuesto 2012

Alicia Rivera - El País


Los grupos parlamentarios, menos el PP, piden aumentar la inversión en I+D

Alicia Rivera - El País


Científicos piden rejuvenecer plantillas y una estrategia de futuro

Europa Press


Los cientificos advierten: sin estrategia ni inversion, la ciencia espanola se colapsara en 2013



Asi sufre la ciencia el peor hachazo

Alicia Rivera - El País


Los recortes provocaran un exodo en la ciencia espanola, dice la revista ‘Science’

Alicia Rivera - El País


Cientificos contra los recortes en I+D

A. Simón - Cinco Días


Los cientificos piden "una excepcion para que Espana no sea de segunda division"

RTVE - EFE - La Vanguardia


Los cientificos piden a Rajoy que no haya mas recortes en I+D+i

Miguel G. Corral - El Mundo


Los cientificos piden a Rajoy que no aplique los recortes en investigacion



Dos generaciones de cientificos en riesgo por los recortes



Young Spanish Scientists in Limbo

ELISABETH PAIN - Science Careers


European Council confirms research and innovation as drivers of growth and jobs

Europa Press


El recorte es “una bomba letal” para la ciencia, advierten los investigadores

El País


Investigadores y cientificos reclaman frenar el recorte en I+D como salida a la crisis

M. Trillo - ABC


"Cientificos ven "irresponsable" la opinion de Wert sobre la fuga de cerebros"

Europa Press/p>


Wert niega una fuga de cerebros

El País


"No es gasto, es inversion"



"Los cientificos temen por las ayudas para el extranjero"

J.S. - Público


"Wert no ve "negativa" la fuga de investigadores espanoles"

Europa Press/Público


"Espana se enfrenta a otra fuga de cerebros"



Investigadores creen que los recortes y la falta de oferta de empleo terminara con generaciones de cientificos



"Plataforma de Investigacion Digna se reune en Congreso con PP, PSOE, IU e UPyD para pedir un compromiso por la Ciencia"



‘Nature’ recoge la denuncia sobre el “suicidio cientifico” de Espana



Spanish changes are scientific suicide



Ni un paso atras



"¿Queremos decir a los cientificos que Espana es un pais de camareros?"



La CE lamenta el recorte presupuestario en el area de I+D+i en Espana

La CE lamenta el recorte presupuestario en el área de I+D+i en España. Diario de Noticias de Navarra


De Guindos quiere que el capital riesgo financie la ciencia



Bruselas reprende a Espana por recortar en investigacion



Los cientificos denuncian que estan 'desamparados' por los recortes en empleo publico

El Mundo. Europa Press.

La plataforma de investigadores 'Investigación Digna' ha señalado que el recorte de 600 millones de euros anunciado por el Gobierno, unido a la "inexistencia" de ofertas de trabajo, "terminará con varias generaciones de científicos" que van a tener "menos oportunidades" para conseguir su primer contrato posdoctoral. Cuando se cumple el primer mes sin becarios en el sistema de investigación público y concertado (norma que entró en vigor el pasado 2 de enero) 'Investigación Digna' ha señalado que se trata de una situación que todos esperaban desde hace tiempo pero que, al llegar de la mano de un recorte presupuestario no mejorará la situación de los científicos que investigan en el país. Así, ha indicado que con los recortes "hay un colectivo de doctorados en riesgo a perder sus becas en medio de la realización de sus tesis", un hecho que, según ha denunciado, ya está sucediendo en algunas comunidades autónomas. También implica que los que terminan sus tesis cada vez van a tener menos oportunidades para conseguir su primer contrato posdoctoral, ya que los proyectos de investigación cuentan con menos recursos. Según ha explicado la portavoz de la plataforma, Amaya Moro, "es posible que la situación se agrave más por una reducción del número de contratos posdoctorales de excelencia". "Todo esto afectaría tremendamente a un colectivo muy bien preparado que, al contrario de países cómo Alemania, no va a poder ser absorbido por el sector privado del país, con la consiguiente pérdida de un valioso capital humano y de los recursos invertidos en su formación", ha señalado. Del mismo modo, ha indicado que la situación será "crítica" para la siguiente generación de investigadores ya consolidados, como lo son aquellos que forman parte del programa Ramón y Cajal, o los investigadores con varios contratos posdoctorales en su currículum. "Para ellos, la oferta de empleo público cero que ya se ha anunciado supone un callejón sin salida", ha apuntado Moro. En este sentido, ha destacado que para los investigadores en el programa Ramón y Cajal supone también el incumplimiento de un compromiso de estabilización implícito en las convocatorias de ese programa, un compromiso que fue reafirmado en la nueva Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación. Ante esta situación, la portavoz de 'Investigación Digna' ha señalado que la oferta de empleo público cero en investigación supone "una muerte agónica del sistema" ya que "no se van a cubrir ninguna de las plazas que queden libres por jubilaciones". A su juicio, muchos investigadores no van a tener otro remedio que dejar la investigación o refugiarse en otros países. Además, ha indicado que también hay que contar con "la pérdida de credibilidad del sistema de investigación en España y cómo ésto puede afectar a la percepción que otros países, e inversores, tienen de un país como este, que no deja de prometer un cambio de su modelo productivo a uno basado en el conocimiento pero que toma medidas en la dirección opuesta".


Iniciativa para dedicar el dinero de los galardones a la ciencia


Los galardones están dotados con 100.000 euros en cada una de las seis categorías. La propuesta de cancelación recuerda los despidos en el Centro de Investigación Príncipe Felipe.

Unas 450 personas han firmado en unas horas la propuesta lanzada por un científico para que cancelen los Premios Rey Jaime I y se dedique el dinero de esos galardones a aliviar en lo posible la dramática situación de muchos investigadores debido a los recortes presupuestarios. Los Premios Jaime I, que cuentan con el patrocinio de la Generalidad Valenciana, están dotados con 100.000 euros libres en cada una de las seis categorías, a lo que hay que sumar la cantidad dedicada a su organización, jurados,ceremonias, etcétera. La Fundación Premios Rey Jaime I no ha facilitado información al respecto, pero ha especificado que el 60% de su financiación es privada y el 40%, pública. “Ha habido ya despidos masivos y reducción forzosa de jornada en los emblemáticos Centro de Investigación Príncipe Felipe e Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias. La Generalidad no ha pagado el presupuesto comprometido con las universidades públicas, lo que está llevando en la práctica a despidos de interinos y posible falta de pago de nóminas en un futuro próximo. Los fondos para becas y proyectos de investigación no están disponibles y deben adelantarlos las universidades, cuyos recursos están exhaustos”, señala el promotor de la iniciativa, Ramón Serrano (Universidad Politécnica de Valencia) como ejemplos de la situación económica de la ciencia en esa comunidad autónoma. “Ante este panorama, resulta inexplicable que no se cancelen los Premios Jaime I recientemente convocados” y se dedique el dinero a becas, contratos y proyectos para científicos, apunta la propuesta, que se puede firmar en Internet en la web Actuable.


Los cientificos del programa Ramon y Cajal piden puestos de trabajo


Dos centenares de investigadores del programa Ramón y Cajal, diseñado hace una década para captar científicos altamente cualificados, con experiencia internacional y preparados para dirigir sus propias líneas de investigación, han firmado unas cartas que se presentarán esta semana en los ministerios de Economía (con las competencias de I+D) y de Educación solicitando puestos de trabajo estables para poder continuar su labor. Los científicos denuncian en un comunicado la incertidumbre en la que se encuentran respecto a su futuro, pese a la necesidad unánimemente reconocida de invertir en I+D para que España pueda crecer económicamente.

El programa Ramón y Cajal fue creado en 2001 para atraer a científicos con el doctorado hecho, experiencia de investigación y un currículo sobresaliente y competitivo, para aportar al sistema español de I+D conocimiento, experiencia y conexiones internacionales. Tras una rigurosa evaluación, se ofrece a los seleccionados un contrato de cinco años, con su salario similar al de un profesor universitario, en un centro de investigación o una universidad, para desarrollar su propio equipo y línea de investigación, recuerda la Asociación Nacional de Investigadores Ramón y Cajal. Asimismo, se contempla en el programa la estabilización laboral de los científicos una vez transcurridos los cinco años y tras haber superado las evaluaciones pertinentes. En la convocatoria del año 2007 (los seleccionados terminan este año el contrato de cinco años) “se establece un compromiso expreso por parte de los centros de investigación contratantes de convocar un puesto de trabajo permanente con el perfil del investigador Ramón y Cajal antes de finalizar el contrato”, recuerda la asociación.

Pero la situación ha empeorado mucho en los últimos años y estos investigadores se enfrentan a un panorama oscuro en el que el Estado no contempla la convocatoria de nuevas plazas en ningún organismo público (con raras excepciones entre las que no se ha incluido la investigación), ni siquiera para reponer los puestos que vayan quedando vacantes por jubilación. (...)


Por ahi no se sale


Robert Bunsen, el del mechero Bunsen, ayudó a crear los altos hornos. Lord Kelvin, el de los grados Kelvin, controló el diseño y la fabricación de los cables de comunicaciones. Leo Baekeland, el de la baquelita, inauguró la industria del plástico al sintetizar el primero de ellos. El primer país en percibir la íntima asociación entre ciencia y desarrollo fue Alemania, cuyas grandes empresas --Zeiss, Siemens, Krupp-- ya empezaron en el siglo XIX a montar laboratorios con cientos de empleados. La principal organización científica de la Europa actual, la Sociedad Max Planck (1.500 millones de presupuesto anual, 32 premios Nobel), es heredera del venerable Physicalische Technische Reichsanstalt, o Instituto Imperial de Física y Tecnología, que empezó en 1870 a promover y facilitar la colaboración científica entre las firmas alemanas. El gran arranque de la industria estadounidense solo se produjo en los años veinte, cuando el Gobierno federal y el recién creado National Research Council atizaron a todas sus grandes empresas --Westinghouse, Kodak, Standard Oil, Du Pont, AT&T, General Electric-- para que apostaran en firme por la investigación. Tras la Gran Guerra, las grandes empresas occidentales empezaron a dedicar esfuerzos sistemáticos a la actividad científica, y fruto de ello fue la implantación de la radio, el coche y el aeroplano en la vida cotidiana. Cada país es hoy líder allí donde financia a sus científicos y a sus ingenieros. Estados Unidos puso sus recursos en aeronáutica, satélites y ordenadores, y en ese mundo estamos. Japón los puso en videojuegos, videocámaras y coches, como cualquiera puede ver en su casa. Pero aquí no acabamos de enterarnos de nada de esto. Aquí llega uno a la Moncloa, le dan unas tijeras y se cepilla 600 millones del presupuesto de ciencia y tecnología. Le copió la idea al que le pasó las tijeras. Aquí no se aspira al porcentaje del PIB que invierten en investigación los países más desarrollados (3%), ni siquiera al del montón de la Unión Europea (2%), sino al campante y bajante 1,4% de los colistas profesionales. Aquí el centro que investiga en energía y medio ambiente amenaza cierre por cicatería administrativa, y el CSIC en su conjunto se hunde en el pesimismo. Aquí a los científicos que hemos formado con esmero les decimos lo que Lola Flores a sus hinchas: "¡Si me queréis, irse!". Ya dije que las tijeras no son nuevas. Con el nuevo recorte, el presupuesto de ciencia, desarrollo e innovación (I+D+i) para 2012 se reduce un 7% respecto al de 2011, que a su vez se vio mermado en un 8% sobre el de 2010, ya de por sí cercenado en un 15% respecto al de 2009. Todos los científicos coinciden en elogiar el estímulo presupuestario de la primera legislatura de Zapatero, que además había sido uno de los principales mensajes de su campaña. Pero a partir de la crisis se acabaron las tonterías. Ni el nuevo Gobierno ni el anterior han percibido que investigar es justo el camino para salir de la crisis. De ésta y de todas las que han de venir en el complejo e hiperconectado futuro.


Crisis y prioridades

Editorial - El País.

Entre las medidas de disminución del gasto público anunciadas por el Gobierno el viernes tiene un especial significado la que afecta a las actividades de investigación y desarrollo, aunque su cuantía sea modesta en comparación con el total. En efecto, es sabido que una de las carencias más señaladas en nuestro sistema productivo es la que se refiere a esta partida, muy lejos del promedio europeo. Todos los Gobiernos afirman estar convencidos de que, para generar el cambio de modelo que nos ponga al abrigo de crisis y burbujas como las que nos están azotando, resulta imprescindible apostar por el conocimiento, la formación y la innovación. Pero cuando llegan los momentos de dificultades, los hechos contradicen con frecuencia a las convicciones. La I+D+i exige un esfuerzo sostenido, sin altibajos que pongan en cuestión y anulen progresos registrados que, desafortunadamente, se diluyen por falta de continuidad. Se corre el riesgo de interrumpir programas exitosos, algunos de ellos de gran impacto sobre el sector productivo, y de frustrar generaciones de científicos y tecnólogos que no acaban de encontrar en nuestro país un futuro acorde con sus expectativas y acabarán tirando la toalla o emigrando al extranjero para beneficio de los países de acogida. Nuestro sistema de I+D+i es todavía demasiado frágil porque no se ha beneficiado de una etapa de apoyo sostenido suficientemente larga, y no puede encajar sin graves consecuencias recortes como los habidos en la última etapa del anterior Gobierno y como los anunciados por este. No es posible abrir paréntesis y luego reanudar sin más el camino que queda por recorrer, algo imposible dada la naturaleza de esta actividad y el sistema de fijación de presupuestos públicos. Los beneficios de un vigoroso sistema de investigación e innovación compensan los esfuerzos invertidos para ponerlo en marcha, pero son de largo plazo. Por eso resiste mal oscilaciones que pueden ser más fácilmente absorbidas por otros sectores en los que el tiempo de respuesta es más corto. En los últimos tres años, desde que se desencadenó la fase más aguda de la crisis, han sufrido especialmente los Organismos Públicos de Investigación (OPI), esenciales en todo el entramado de la investigación en nuestro país, por su importancia relativa y también por la especialización de sus trabajos, con frecuencia relacionados íntimamente con las necesidades de sectores productivos dinámicos y las de la propia Administración. Nadie niega la gravedad del momento que estamos viviendo y la necesidad de tomar medidas para sobrellevarlo, pero justamente en los momentos de crisis, cuando hay que escatimar recursos, es más necesario que nunca marcar prioridades y ser consecuente con ellas. Pues bien, parece fuera de duda que una de nuestras prioridades nacionales es construir un sistema de I+D+i sólido del que todavía estamos muy lejos.


El tijeretazo del Gobierno en investigacion alarma a los cientificos


El recorte de 600 millones de euros en investigación científica y tecnológica anunciado por el Gobierno en su plan de choque de recortes ha sentado como una bomba en un sector que ya viene sufriendo restricciones económicas severas en los últimos años y que se acerca peligrosamente al límite del colapso. La pura actividad de algunos centros públicos de I+D está en juego, según los expertos. Además, la medida puede agravar la fuga de cerebros, y precisamente de los mejores jóvenes investigadores, los más productivos, que son los que más fácilmente encuentran ofertas en otros países. En este contexto, España sigue estando muy lejos del objetivo del Plan Nacional de I+D+i de alcanzar una inversión en ciencia y tecnología del 2% (la media de la UE) de su PIB en 2011, quedándose en torno al 1,37%. Ahora se ha anunciado un fuerte recorte más. El panorama no es nada fácil para la nueva secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, recién nombrada por el Consejo de Ministros, aunque ha supuesto un respiro el anuncio oficial, en el último día del año pasado, de la convocatoria anual de financiación para los proyectos del Plan Nacional. "La medida de recorte de los 600 millones provoca extrema preocupación", señala Rafael Rodrigo, presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). "Para este organismo, cualquier recorte significará el cierre de algunos centros y actividades", explica. "Estamos ya al borde del funcionamiento y cualquier rebaja más.... Mejor sería cerrar porque mantener esto abierto sin actividad no tiene sentido", apunta Cayetano López, director general del Ciemat, otro gran organismo público de investigación (OPI), dedicado a sectores estratégicos que se reflejan en su propio nombre: Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas. Los 600 millones del nuevo recorte serán en subvenciones y en préstamos, pero el Gobierno no ha especificado más. Conviene conocer algunas cifras: el presupuesto de 2011 para todas las actividades de I+D+i (Ciencia, Desarrollo e Innovación) englobadas en los diferentes departamentos, lo que se denomina Función 46, fue de unos 8.600 millones de euros, desglosados en 5.200 de créditos y 3.400 de subvenciones y transferencias, incluyendo sueldos y gastos corrientes de funcionamiento de todos los organismos estatales de investigación. Y esos 8.600 millones suponen un recorte del 8% respecto a 2010, año en que la reducción fue del 15% respecto a 2009. El CSIC contó en 2011 unos 800 millones, de los cuales unos 420 procedían del presupuesto estatal y 380 los obtuvo mediante contratos con empresas, programas de la UE y subvenciones a los investigadores en sus proyectos competitivos, explica Rodrigo. Pues bien, si en 2011 el CSIC recibió 420 millones del presupuesto estatal, en 2008 habían sido 600 millones, y en 2010, 480 millones. El recorte es muy significativo. "Pedimos para 2012 al menos un incremento del 4% o el 5%", añade Rodrigo. Explica, además, que la caída de la financiación limita la captación de fondos en contratos y proyectos, ya que se reduce el personal para desarrollarlos. El panorama del Ciemat es tan difícil o más que el del CSIC. "En 2010 recibimos del Ministerio de Ciencia e Innovación 66 millones de euros, un 30% menos que los 96 millones de 2009", explica Cayetano López. A esta cantidad hay que añadir en torno a 30 millones logrados en contratos y proyectos. "Pero cada vez es más difícil captar esos fondos competitivos", puntualiza el director del Ciemat. "Los programas de la UE, por ejemplo, son de cofinanciación y no puedes acceder a ellos si no tienes capacidad de poner una parte, por lo que son los países que tienen mas dinero en I+D quienes se los llevan". Tras el recorte tremendo de 2010, el presupuesto del Ciemat se congeló en 2011, "pero se debería hacer un cálculo de los recortes acumulados en I+D en los últimos años, que son superiores a la media de la Administración pública en general", puntualiza López. Los Organismos Públicos de Investigación (OPI) se han llevado en los últimos años el peso mayor en las reducciones en I+D, pero las escaseces tienen más alcance. Por ejemplo, se han producido retrasos en el pago de las contribuciones españolas a organismos internacionales, como el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) o la Agencia Europea del Espacio (ESA). Estas instituciones, cuando un país miembro no aporta a tiempo su contribución abre una línea de crédito por el importe debido y los intereses recaen en el moroso. En menor medida que los OPI, pero sin salvarse del problema, están los proyectos del Plan Nacional. En 2010, el dinero asignado por Ciencia e Innovación como subvenciones para dichos proyectos se quedó en 300 millones, frente a los 350 de 2009. En 2011 la cantidad fue de 325 millones y con la misma cifra como máximo autorizado ha salido ahora la convocatoria para 2012 (ya firmada por el Ministerio de Economía y Competitividad). "Los recortes sitúan ahora la financiación de la I+D en los niveles de 2005 aproximadamente, y los 600 millones menos suponen un flaco favor para la nueva secretaria de Estado, Carmen Vela", considera Carlos Andradas, presidente de la Confederación de Sociedades Científicas de España (Cosce). "Habíamos insistido, desde la Cosce, en varios puntos: que se mantuviera un Ministerio de Ciencia o, al menos, que figurara el nombre en el título de algún departamento ministerial; que no se desagregase el sistema por la enorme ineficacia que generaría; que no se redujera el presupuesto. Vamos en cadena hacia atrás y confirmándose los malos presagios", concluye Andradas. No se sabe aún cómo se distribuirá esa reducción de 600 millones, ya que el plan de choque del Gobierno solo indica que será en subvenciones y en créditos. Esta segunda parte, la de los préstamos reembolsables (dirigidos sobre todo a las empresas, dada la situación en las Administraciones Públicas y las Universidades) se ha sobredimensionado en los presupuestos de los últimos años de manera que los recortes quedaran aparentemente atenuados en las cifras globales de I+D público. Luego, a la hora de la verdad, el ministerio que dirigía Cristina Garmendia se ha quedado corto en la ejecución (la utilización) de ese montante previsto para créditos, por lo que si se reduce ahora la cantidad inicial de dinero disponible para préstamos el efecto no sería muy dramático. Además, en los últimos dos años ha caído notablemente el esfuerzo en I+D del sector empresarial español. Pero si mengua el capítulo de subvenciones el sistema de I+D sufrirá daños de difícil reparación a corto y medio plazo, señalan los expertos. "El sistema de ciencia en España es aun muy frágil y el apoyo económico debe, al menos, mantenerse. Este recorte de 600 millones es justo lo contrario de lo que debería hacerse", afirma Nazario Martín, presidente de la Real Sociedad Española de Química. "El sistema en España va ya muy justo y una reducción de financiación de esta dimensión tendrá un enorme impacto". El Pan Nacional de I+D+i 2008-2011, prorrogado un año más por el anterior Gobierno, fijaba como objetivo a lograr al término del mismo el 2% del PIB en inversión en ciencia y tecnología, es decir, la media de la UE. En los primeros Gobiernos de Rodríguez Zapatero, y hasta 2008, el incremento del gasto en estas actividades fue muy notable, pero los recortes posteriores han contrarrestado prácticamente dicho crecimiento y España entra en 2012 con un 1,37% del PIB, mientras que la mayoría de los países desarrollados han mantenido o incrementado su esfuerzo en I+D en estos años de crisis. La distancia que sacan a España va a ser cada vez mayor, en lugar de menor, si continúa en declive el esfuerzo en ciencia y tecnología.


Cientificos piden al nuevo Gobierno la "urgente" puesta en marcha de la Agencia Estatal de Investigacion


La Confederación de Sociedades Científicas Españolas (Cosce), la plataforma de científicos 'Investigación Digna', y la Federación de Jóvenes Investigadores (FJI), han pedido al nuevo Gobierno, de cara a 2012, la "urgente" creación y puesta en marcha de la Agencia Estatal de Investigación (AEI) ya que de ella dependen las nuevas figuras de contratación. Así, la portavoz de 'Investigación Digna', Amaya Moro-Martín, ha señalado a Europa Press que el nuevo Ejecutivo debería poner en marcha lo antes posible de la AEI, cuya creación debe producirse antes del 3 de junio de 2012, según se incluye en la nueva Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación. Además, señala que el Gobierno debería plantearse muy seriamente utilizar el nuevo el contrato de acceso creado por dicha ley para dotar al sistema de investigación en España de un contrato 'tenure-track', que consiste en un contrato temporal de cinco años con una evaluación final que, de ser superada, garantiza la estabilización del investigador. A su juicio, "ésta es una medida que debería implantarse en las universidades" puesto que es "la única solución para alcanzar la excelencia científica y aumentar la competitividad de centros de investigación y universidades españoles". Del mismo modo, sugiere la reactivación de las convocatorias de los Proyectos del Plan Nacional y de los programas de contratación (Ramón y Cajal (RyC), Juan de la Cierva) y señala que el presupuesto del primero debe mantenerse porque de él depende el 80-90 por ciento de los investigadores. "El mantenimiento del programa RyC es fundamental porque es el único mecanismo a nivel nacional que ha contribuido a la atracción y retención de científicos altamente cualificados" ha apuntado Moro-Martín, quien ha añadido que "para mantener el prestigio de este programa es necesario que el nuevo Gobierno cumpla con su compromiso central, la estabilización de los investigadores RyC que superen las evaluaciones". 'Investigación Digna ha señalado que, si para el Gobierno la competitividad es el objetivo, es muy importante que se creen mecanismos para velar por la excelencia científica; la evaluación de la labor de los investigadores y de sus proyectos debería tener una repercusión real en la futura asignación de puestos de trabajo y en la continuación de la financiación pública a estos centros.


La investigacion en ciencia y tecnologia sufre un recorte de 600 millones


La investigación científica y tecnológica sufre una reducción de 600 millones de euros, en subvenciones y préstamos, en el plan de choque de recortes aprobado ayer por el Consejo de Ministros. El presupuesto total en 2011 es de 8.600 millones de euros. La reducción agrava más aún la situación de la I+D+i (investigación, desarrollo e innovación) española, cuya financiación pública está en claro declive desde su congelación de 2009. El panorama que afronta, por tanto, la nueva secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, es claramente difícil. Los 8.600 millones de euros de 2011 (5.200 de créditos y 3.400 de subvenciones y transferencias) suponen ya un recorte del 8% respecto a 2010, cuando la reducción fue del 15% sobre el año anterior. Esas medidas de contención del gasto en ciencia y tecnología en los últimos años del Gobierno Zapatero se han concretado, sobre todo, en los organismos públicos de investigación, como el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) o el Centro de Investigaciones Energéticas y Medioambientales (Ciemat), que tienen las arcas vacías y han restringido ya notablemente sus actividades y contrataciones de personal. El malestar en la comunidad científica por esta política presupuestaria a la baja ha sido notorio en los últimos años, alertando los investigadores y expertos acerca de la contradicción política de defender, por un lado, la I+D+i como clave para avanzar hacia la economía del conocimiento y, por otro, la escasez presupuestaria en el sistema, que disfrutó de unos años de clara expansión con los primeros Gobiernos de Zapatero. Plantillas congeladas El Consejo de Ministros anunció ayer también la congelación de la tasa de reposición de las plantillas de la administración, exceptuando algunos sectores entre los que no figura la I+D+i. Esto se traduce en que no se cubrirán las plazas que queden libres —sobre todo por jubilación— de investigación en las instituciones públicas. En las medidas de reducción de gasto del Gobierno no se especifica el reparto de esos 600 millones entre subvenciones y créditos para I+D+i. Está pendiente de aprobación la convocatoria de los proyectos científicos del Plan Nacional de I+D+i (investigación básica) y las becas de formación con cargo al presupuesto de 2012, que estaba diseñada por el Ministerio de Ciencia e Innovación con 325 millones de euros de financiación pública española (más 59 millones de la UE).


Piden un contrato 'tenure-track' en la Ley de la Ciencia


La plataforma de científicos 'Investigación Digna', creada en febrero de 2011 como consecuencia "del sombrío futuro" que se presentaba para la investigación en España, ha destacado de este año científico la falta de un contrato 'tenure-track' en la nueva Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación', que consiste en un contrato temporal de cinco años con una evaluación final que, de ser superada, garantiza la estabilización del investigador. Según la portavoz de la plataforma, Amaya Moro-Martín, ésta era una reivindicación 'clave' de la comunidad científica. 'Investigación Digna' entregó, tras su creación, una carta a La Moncloa en la que ha reivindicado una planificación a largo plazo los recursos humanos y financieros en investigación; que el recorte de presupuestos no afecte desproporcionadamente a la I+D; que el binomio investigación-innovación no acabe en una absorción vertical; que los investigadores en todas las etapas realicen su trabajo bajo contrato y con un salario digno; que el nuevo contrato de acceso al sistema español de investigación sea un 'tenure-track' y no un contrato temporal; y que se cumplan los compromisos adquiridos con los investigadores del programa Ramón y Cajal (RyC) mediante la creación de un número suficiente de puestos de trabajo estables.

Según ha señalado la plataforma a Europa Press, algunas de estas reivindicaciones fueron concretadas en enmiendas a la nueva Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación, enviadas y discutidas con todos los grupos parlamentarios durante el trámite de la Ley en el Congreso y en el Senado. Sien embargo, ha apuntado que el texto final de la norma "sólo recoge dos concesiones: las becas con financiación pública se convertirán en contratos --norma que entra en vigor el próximo 3 de enero-- y se creará un número suficiente de plazas para estabilizar a los investigadores del programa RyC que hayan superado las evaluaciones". Para la plataforma, queda por evaluar el grado de cumplimiento de lo primero, una reivindicación que los jóvenes investigadores han defendido desde hace más de 15 años. En cuanto al segundo punto, creen que "será papel mojado si se sigue con la raquítica oferta de empleo público en investigación de los últimos años", teniendo en cuenta que "el nuevo Gobierno ha anunciado que empeorará con la aplicación de una tasa de reposición cero". En este sentido, ha recordado las palabras del Senador Jordi Guillot Miravet, pronunciadas en el pleno de la Cámara alta el día de la aprobación de la Ley de la Ciencia: "(la ley) sigue manteniendo el factor de la precariedad en lo que se refiere a la contratación, el acceso y la permanencia en el mundo laboral de los investigadores".

Pero para los científicos que forman la plataforma, lo "más grave" es que la Ley de la Ciencia ha frustrado una reivindicación clave de la comunidad científica: la creación de un contrato tipo 'tenure-track', que consiste en un contrato temporal de cinco años con una evaluación final que, de ser superada, garantiza la estabilización del investigador. La plataforma ha señalado que este contrato también da flexibilidad al sistema de financiación. "Lo que defiende 'Investigación Digna' es que se tome también como modelo este sistema de contratación porque es la combinación de ambas cosas lo que determina su éxito". Además, han sugerido que se establezca que el contrato estable esté también sujeto a evaluaciones periódicas para incentivar la productividad y la excelencia científica. "No hubo voluntad política ni altura de miras para defender esta idea y aprovechar la oportunidad que brindaba la Ley de la Ciencia para llevar a cabo tan necesitado cambio", ha señalado Moro-Martín, quien ha añadido que "en las múltiples reuniones que se han mantenido, el partido ahora en el Gobierno mostró gran comprensión por la necesidad de establecer un 'tenure-track'.

Por otra parte, la plataforma ha señalado que es "alarmante" que las palabras Ciencia o Investigación no aparezcan en el nombre de ninguno de los nuevos ministerios. "La mayoría de los países que están por encima de España en los rankings científicos y económicos coinciden en gestionar ciencia y universidades de forma conjunta bajo ministerios especializados", ha apuntado. En este sentido, ha indicado que la inclusión de ciencia en el Ministerio de Economía y Competitividad indica que "el Gobierno ha hecho un análisis erróneo de cómo la investigación científica puede ayudar a cambiar el modelo productivo". A su juicio, "no se puede prescindir de la investigación básica; no hay ciencia aplicada sino aplicación de la ciencia, y la separación cada vez mayor entre centros de investigación y universidades no contribuye a la excelencia científica ni de unos ni de otros".


Spain cuts science ministry in government changeover


Spain's ministry of science is the latest casualty of changes to the country’s government. Mariano Rajoy, leader of the newly elected right-wing People's Party that took over last month, pledged to reduce the number of ministries from 15 to 12 to save money and improve governance. Responsibility for science and research will now fall to the minister of economy and competition, Luis de Guindos. Amaya Moro-Martín, a physicist at the Centre for Astrobiology in Madrid, says that researchers are alarmed by the signal this sends. “Many of the countries ranking higher than Spain in research and development have a specialized ministry,” she says. Carlos Andradas, president of the Confederation of Spanish Scientific Societies (COSCE), warns that the change of government “should not imply a break or a downgrading in promoting scientific research”. This is not the first time that Spanish researchers have been without a dedicated science minister. It was created for the first time in 2000, under a People's Party government, but fell under a joint ministry with education in the 2004–08 government, led by José Luis Rodríguez Zapatero's Spanish Socialist Workers' Party. From 2008-11 it again had a dedicated ministry. The former science minister, Cristina Garmendia, a biologist who had started her own biotech company, raised scientists' hopes when she took charge in 2008 and promised to focus on updating the country's 1986 science law. However, the new law only came into effect in May 2011, and received mixed reviews (see 'Mixed feelings over Spanish science law'). The law now says that PhD students and technical staff must be hired through contracts and not fellowships; allows scientists to move more easily between the public and private sectors; outlines a strategy to coordinate the efforts of regional governments; and created a state research agency. In October, Garmendia also implemented a plan to promote research excellence — the Severo Ochoa programme — which gave a cash infusion to eight leading science centres and aims to support 32 more over the next 3 years. But Garmendia’s term was hit by the country’s economic crisis, which forced two successive budget cuts in 2010 and 2011, reversing a trend that had more than doubled government investment in science since 2000. The weakness of her ministry was highlighted in 2009 when, in a government reshuffle, responsibility for universities was transferred to the ministry of education. Andradas says that there may be benefits to moving the science portfolio within the influential ministry of economy because it is explicitly concerned with the country's development, but adds that “we hope the effort to coordinate funding calls and tasks will not be lost”. But Andradas is concerned about the track record of the People's Party when it comes to science funding. In November, the regional government in the state of Valencia, also controlled by the People's Party, drastically cut funding for the Prince Felipe Research Centre, a flagship biomedical research facility created in 2005 in the city of Valencia (see 'Spanish institute faces cash crisis'). On 20 December, the day before the changes to the ministries were announced, the science ministry told researchers that the scheduled call for grant applications to the National Plan for Research and Development, the country’s main research funding line, will be postponed to allow the new government to fit it into its budget. “It would be a tremendous loss of money if we do not maintain the funding effort,” Andradas says. Scientific organizations including COSCE are urging the new government to apply the science law passed in May. “A strong, independent state research agency should be implemented to allow continuity in science policy beyond political changes,” says Andradas. Moro-Martín wants the “access contract” contained in the law to be transformed into a proper tenure track, but she is worried that the government’s plan to freeze hiring of new public servants will stop researchers in government-funded institutions from getting new contracts.


La ciencia en Espania: Mision Imposible?


El cartel publicitario del último gran estreno de Hollywood resume de forma muy elocuente el sentir de muchos investigadores ante la noticia de que las palabras 'ciencia' o 'investigación' no aparezcan en el nombre de ningún ministerio. Cuatro personajes bien entrados en la treintena o cuarentena caminan con determinación hacia un destino que no se desvela. Sus rostros son sombríos. En grandes letras se lee: "Sin plan. Sin retorno. Sin salida. Misión Imposible. Protocolo fantasma". Se trata de una película de ciencia ficción. La situación de la investigación en España también lo es. Ciencia ha sido incluida, pero sin nombrarla, en el nuevo Ministerio de Economía y Competitividad. Es surrealista que algo tan abstracto como "competitividad" haya sustituido a algo tan concreto como la investigación científica. No cabe duda que el objetivo de todos es que el sistema de investigación en España sea competitivo pero, para alcanzarlo, el nuevo Gobierno ha elegido un rumbo muy diferente al de los países que están por encima de España en la mayoría de los rankings científicos y económicos. Países como Japón, Alemania, Inglaterra, Francia, Holanda y Suecia, con sistemas de investigación altamente competitivos y economías más sólidas, coinciden en gestionar ciencia y universidades de forma conjunta bajo ministerios especializados. La ausencia de un ministerio especializado contrasta con el diagnóstico y solución propuesta en el prólogo de la nueva Ley de la Ciencia que identifica a la I+D como el motor del tan necesitado cambio en el modelo productivo. Con esta selección de ministerios, el Gobierno demuestra haber hecho un análisis erróneo de cómo la investigación científica puede ayudar a cambiar el modelo productivo. Pero la realidad es que no hay atajos; no se puede prescindir de la investigación básica; no hay ciencia aplicada sino aplicación de la ciencia. Es también ciencia ficción pretender que el sistema de investigación en España mejore en competitividad cuando ya se ha anunciado que va a haber una tasa de reposición cero para la oferta de empleo público. De ser aplicada esta medida en el sector de la investigación, ni el sistema atraerá a investigadores de élite de otros países, ni conservará a los investigadores altamente cualificados que ya están en España, con el agravante de que en estos últimos el Estado ya ha hecho una gran inversión (por ejemplo, a través del programa Ramón y Cajal). Ficticio es también el engañoso optimismo oficial que resalta que el CSIC está entre las diez instituciones del mundo con mayor productividad científica, lo que contrasta frontalmente con el trato que se le ha dado a esta institución, que en los últimos dos años ha visto recortado en un 30% su presupuesto y este año recibió un 17% de las plazas que consideraba mínimas para no venirse abajo. Y ficticia fue también la reconversión del CSIC en Agencia. Es urgente que el nuevo ministerio complete esta conversión y le permita al CSIC firmar el contrato de gestión. La creación de la nueva Agencia de Investigación también podría quedarse en ciencia ficción si los próximos Presupuestos Generales del Estado no tienen en cuenta que esta agencia (que operará como una agencia de financiación) tiene que contar con un presupuesto suficiente y sostenido en el tiempo. La Ley de la Ciencia, aprobada con el pleno apoyo del partido responsable del nuevo Gobierno, que garantiza la estabilización de investigadores altamente cualificados y la creación de la Agencia de Investigación, corre el riesgo de convertirse en el "protocolo fantasma" del cartel de la película si el nuevo ministerio no toma medidas urgentes. Entre esas medidas tiene que estar la reactivación inmediata de todas las convocatorias que ahora están paralizadas (por ejemplo las de Proyectos del Plan Nacional). Esperamos sinceramente que el nuevo ministerio de los pasos adecuados para que la investigación en España y el tan deseado cambio del modelos productivo no sea una "misión imposible".


La ciencia, barrida en el nuevo Gobierno de Rajoy


La palabra ciencia no aparece en el organigrama presentado el miércoles por Mariano Rajoy. Aparecen igualdad, cooperación, cultura, deportes, alimentación, competitividad, turismo o medio ambiente. Pero ni rastro de la ciencia. Tras la fugaz lectura de la composición del nuevo Gobierno del líder del Partido Popular, ha habido que esperar a la reestructuración de los departamentos ministeriales, publicado este jueves en el B.O.E, para saber que el hasta ahora Ministerio de Ciencia e Innovación, que dirigía Cristina Garmendia, quedará integrado en el Ministerio de Economía y Competitividad, capitaneado por Luis de Guindos, como Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación. Las redes sociales han ardido en comentarios sobre la puntilla al ministerio de ciencia y la desaparición siquiera como parte de uno de los nuevos. En Twitter el hagstag #cienciasinministerio se ha convertido rápidamente en trending topic. Las reacciones de los científicos no se han hecho esperar. "Estamos expectantes y preocupados", asegura Joan Comella, secretario de la Confederación de Sociedades Científicas (Cosce), que aglutina a más de 30.000 investigadores. "La transferencia del departamento completo a Competitividad es una buena noticia. Lanza el mensaje de que la ciencia forma parte de la solución a la actual coyuntura económica". (...)


Debe haber un ministerio de ciencia?


La ciencia española inicia, con el Gobierno de Mariano Rajoy, una nueva ruta: no tiene ministerio específico ni pasa a formar parte de Educación, departamento que tradicionalmente ha tenido las competencias de la política científica española. Ahora, la responsabilidad recae en una de las tres secretarías de Estado del nuevo Ministerio de Economía y Competitividad, que dirige Luis de Guindos, pero sin reflejar la ciencia, la investigación o la I+D en el título de la cartera. ¿Qué significa el cambio? Para algunos expertos, este modelo no tiene por qué ser un inconveniente para el sistema científico e, incluso, podría tener la ventaja de estar en un departamento económico poderoso y más cerca de la financiación. Pero a nadie se le escapa el riesgo que corre la ciencia básica de quedar un poco arrinconada si se va a impulsar una orientación más comercial de la investigación. “La verdad es que Economía y Competitividad evoca a innovación, pero lo más importante es que no haya un parón y que se ponga en marcha la Agencia Estatal de Investigación”, afirma Carlos Andradas, presidente de la Confederación de Sociedades Científicas de España (Cosce). “Sabíamos que era difícil que se mantuviera el ministerio, pero esperábamos que la ciencia apareciera reflejada en el nombre de algún nuevo departamento, que cualquier ciudadano supiera dónde estaba integrada la investigación científica y que viera que tenía un papel importante en el Gobierno”, señala este catedrático de álgebra de la Universidad Complutense. (...)


Mejor un Ministerio de Ciencia y Economia


Hay que hacer más economía con ciencia, en vez de economizar en ciencia

A las 7.30 de la tarde, con puntualidad taurina, los rumores de que nos íbamos a quedar sin Ministerio de Ciencia se confirmaron. El anuncio de la estructura del nuevo Gobierno por parte de su flamante presidente daba la puntilla al Ministerio de Ciencia e Innovación. Los correos electrónicos y los SMS empezaron a correr de teléfono de científico en teléfono de científico con un desasosiego tal que pocas veces he vivido tan intensamente. Eran las dos de la madrugada y aún estaba intercambiando correos con mis colegas y miembros de la junta directiva de la Sociedad Española de Neurociencia, que me honro en presidir. El comentario era unánime: ¿De dónde colgaremos? Nadie decía nada, ni siquiera los sesudos tertulianos comentaron que habían suprimido de un plumazo la palabra ciencia del organigrama. (...)


Los cientificos apoyan el paso de Ciencia a Economia (?)


(...) Por su parte, la portavoz de la plataforma de científicos 'Investigación Digna', Amaya Moro-Martín, ha lamentado que la inclusión de la Ciencia en el Ministerio de Economía y Competitividad haya vuelto a apartar a la Ciencia de las universidades. A su juicio, es "alarmante" porque indica que el nuevo Gobierno "ha elegido un rumbo muy diferente al de los países que están por encima de España en la mayoría de los rankings científicos". Así, Moro-Martín ha explicado a Europa Press que países tan diferentes como Japón, Alemania, Inglaterra, Francia, Holanda y Suecia, que cuentan con sistemas de investigación altamente competitivos, coinciden en gestionar ciencia y universidades de forma conjunta bajo ministerios especializados. "En ninguno de estos países estas competencias tan importantes quedan relegadas a jugar un papel secundario bajo el paraguas de un macroministerio", ha apuntado. Para la portavoz para que España siga adelante en este sector debería "converger con los países punteros en ciencia" por lo que la decisión tomada es "muy preocupante" ya que indica que "el nuevo gobierno ha elegido la vía de la divergencia". Del mismo modo, ha indicado que la preocupación que entre los investigadores levanta esta reestructuración de ministerios no se debe "a un cambio de objetivos", ya que creen que el Ejecutivo de Rajoy apuesta por el cambio de un modelo productivo a uno basado en el conocimiento, sino "a una interpretación errónea de cómo la investigación científica puede ayudar a cambiarlo". Según ha explicado, con esta distribución de competencias "la investigación básica queda marginada". En este sentido, ha apuntado que "es fundamental que para potenciar la competitividad de los centros de investigación y universidades españoles haya un ministerio dedicado exclusivamente a este objetivo". "La plataforma espera sinceramente que el Gobierno entrante reconsidere su elección", ha concluido.


La presidencia del CSIC recomienda mas capacidad para contratar y apostar por sus mejores centros

SINC - Servicio de Información y Noticias Científicas.

La presidencia del CSIC recomienda más capacidad para contratar y apostar por sus mejores centros.

El presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) asume que tras el cambio de gobierno dejará su actual cargo y por ello recomienda a los próximos gobernantes que doten al Consejo de mayor capacidad de contratación y que fomenten una política diferenciada de sus centros que destaque a los más excelentes. El Presidente el CSIC, Rafael Rodrigo, ha recomendado al próximo gobierno “que procure una política diferenciada de sus centros y una política de recursos humanos distinta”. Rodrigo ha comparecido hoy en la sede del Consejo para presentar una Propuesta del Colegio de Presidentes del CSIC, acordada por los últimos diez presidentes de la institución. Asume que su “periodo de vicepresidente y presidente, durante casi siete años, está ya cerrado” y que cuando deje la presidencia volverá “a la investigación, aquí o en cualquier otro país, aunque no al mismo nivel que la dejé hace siete años”, según ha declarado a SINC. Otra de sus apuestas para el futuro es “la diferenciación entre sus centros que destaque a los más excelentes para dotarles de mayor flexibilidad, autonomía y capacidad, sin crear centros de primera y de segunda”, aunque no ha querido concretar cuáles podrían ser. En su opinión, el Consejo necesita “modernizarse, organizarse de otra manera y tener más capacidad de contratación”. Debido a la política que existe en la actualidad, “gran parte del talento investigador extranjero no pueden quedarse, lo que provoca perder atracción y de retención de personas”, recuerda Rodrigo. (...)


"Ciencia es Educacion"

AMAYA MORO MARTIN - Tribuna: El País.

Antes de incluir ciencia en un macroministerio conviene ver desde dónde se gestiona la investigación en los países que están por encima de España en la mayoría de las clasificaciones de I+D

Se oyen rumores de un futuro Ministerio de Industria, Comercio, Turismo y Ciencia. Si el Gobierno entrante está considerando esta opción, queda en evidencia que tienen una interpretación errónea de cómo la investigación científica puede ayudar a cambiar el modelo productivo, ya que se están sobresimplificando los mecanismos de transferencia del conocimiento. El motor principal de la ciencia nunca ha sido la creación de patentes a corto plazo que beneficien al sector privado. Naturalmente éste es un aspecto importante, pero no es el objetivo inmediato. Aunque sea políticamente incorrecto recordar ésto en época de crisis económica, paradójicamente es cuando más importante resulta hacerlo porque la marginación de la investigación básica debida a una visión cortoplacista sin duda significaría dar muchos pasos atrás en el largo camino del desarrollo científico. Sin investigación básica, no se hubieran producido la mayoría de los descubrimientos científicos que han revolucionado la historia de la humanidad. Recuerden que Einstein trabajaba en la Oficina de Patentes de Berna cuando publicó la teoría de la relatividad especial y otros trabajos de física estadística y mecánica cuántica; pocos años después, su teoría de la relatividad general fue la semilla de la cosmología moderna que estudia el origen y la evolución del Universo. A Einstein no le movía la creación de patentes sino la curiosidad por entender, sin embargo, innumerables facetas de la ciencia aplicada nunca se hubieran podido desarrollar sin su trabajo de investigación básica.

Antes de incluir ciencia en un macro-ministerio donde quede relegada a una actividad secundaria susceptible de una absorción vertical, hagan un ejercicio de reflexión y vean desde dónde se gestiona la investigación científica en los países que están por encima de España en la mayoría de los rankings científicos. Excepto en EEUU, donde ciencia depende de varios departamentos de estado y agencias independientes (los Departamentos de Agricultura y Energía, la Agencia de Protección Ambiental, NASA, NSF, NOAO, etc.), en el resto de éstos países nos encontramos con la siguiente situación: Japón (Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología); Alemania (Ministerio de Educación e Investigación); Inglaterra (Ministerio de Universidades Estatales e Investigación); Francia (Ministerio de Educación Superior y Ciencia); Holanda (Ministerio de Educación, Cultura y Ciencia); Suecia (Ministerio de Educación e Investigación). ¿Ven cuál es el factor común? No queremos ni podemos permitirnos ser diferentes de los países punteros en ciencia. No volvamos al “Spain is different”. Ciencia no es Turismo. Ciencia no es Comercio. Ciencia no es Industria. ¡Ciencia es Educación! De lo contrario corremos el riesgo de que Ciencia acabe siendo, una vez más, Asuntos Exteriores.

Ciencia y Universidades deben ir siempre de la mano. Las universidades son la cantera de las nuevas generaciones de científicos y los centros de investigación de excelencia deberían considerarse absolutamente fundamentales para su formación. Ciencia-Universidad es una sinergía a la que no se puede renunciar y ha de potenciarse a nivel ministerial. Pero en vez de alentar esta sinergía se está ahogando. Tres ejemplos: la salida de las competencia de universidades del Ministerio de Ciencia, la exclusión de las universidades de la Ley de Ciencia y el Borrador del Estatuto del personal docente e investigador de las universidades públicas españolas (del pasado mes de Julio). En este último se propone una burocratización kafkiana de la universidad, no se valora adecuadamente la actividad investigadora de los docentes y se separa docencia de investigación (corriendo el riesgo de que nuestras universidades se conviertan en “community colleges”). Es urgente que este alejamiento forzado entre Ciencia-Universidad se corrija cuanto antes y desde el más alto nivel.

Pero la sinergía también ha de potenciarse en el día a día de los departamentos y en cierta medida es responsabilidad de toda la comunidad científica. No sólo hay barreras burocráticas sino también “culturales” que impiden que las universidades se nutran de investigadores que no se han formado en su seno, y estas barreras son en parte responsables de que ninguna universidad española esté entre las 100 mejores del mundo (y haya sólo una o dos entre las 200 primeras). La barrera “cultural” funciona en los dos sentidos. Piensen qué mensaje se les manda a los estudiantes con los mejores expedientes: que se queden a hacer el doctorado en su misma universidad donde, si todo va bien, quizá se puedan estabilizar (tras una estancia obligatoria en el extranjero de uno o dos años - como si de un Erasmus se tratara). Esto es diametralmente opuesto a lo que se hace en EEUU: allí, a los estudiantes que quieren hacer el doctorado (y muy particularmente a los que tienen expedientes brillantes) se les anima a irse lejos, muy lejos, para que se formen en las mejores universidades o centros de investigación. Son poco frecuentes las ocasiones en que el doctorado se hace en la misma institución que la licenciatura, o el postdoctorado en la misma institución que el doctorado. El inmovilismo se percibe como signo de mediocridad. Los mejores departamentos de EEUU basan parte de su éxito científico en el flujo constante de investigadores de calidad que pasan por ellos, y este flujo es precisamente uno de los principales atractivos de estos departamentos (a ojos de los propios investigadores). Aceptando que hay diferencias culturales significativas con el mundo anglosajón, hay aspectos saludables que se deberían adoptar: no sólo enriquecerían al sistema de investigación en España, sino que es la única forma de que gane competitividad a nivel internacional.

Es loable la intención del Gobierno entrante de “innovar” porque nadie duda que haya que potenciar la investigación por parte del sector privado. Pero innovar significa mucho más. Innovar es potenciar la investigación privada pero no a costa de los escasos recursos de la ciencia básica. Innovar es crear puentes y derrumbar barreras entre Ciencia y Universidad. Innovar es romper con un sistema inmovilista. Innovar es dar un apoyo sostenido a ciencia que permita planificar y evitar que situaciones como la del Centro Príncipe Felipe puedan volverse a dar.


El CSIC dejara de estar entre los diez mejores en un par de anios

A. BEAUCHY - Granada Hoy.

El Presidente del CSIC Rafael Rodrigo advierte que el descenso de recursos en Ciencia hará perder competitividad a los centros de investigación españoles. Antes de irse pide a los políticos que fortalezcan las instituciones científicas.

(...) Pregunta. Usted asumió la presidencia del CSIC justo cuando estalló la crisis, ¿cuántos recortes ha hecho? Respuesta. En 2008 no hubo aún bajada de fondos, pero en 2009 sí. Recibíamos de los Presupuestos Generales del Estado unos 600 millones de euros (de un total de 900 que gestionábamos) y en 2009 nos dieron 60 millonesmenos. Al año siguiente fueron 120 menos. Es decir, que en dos años el CSIC ha perdido el 30% de su presupuesto. Los investigadores han sufrido menos sus consecuencias, pero ahora sí que lo van a notar. Y eso que los científicos del CSIC son muy competitivos, tanto en el plan andaluz como en el nacional somos la primera institución en conseguir fondos y la cuarta en Europa. Somos una institución fuerte, por eso cuando han venido las vacas flacas hemos podido hacerle frentemejor. Pregunta. ¿Lo vio venir en 2008? Respuesta. No, en 2008 no. Pensamos que habría un estancamiento, pero no un decrecimiento tan enorme. El CSIC ha hecho muchos sacrificios, incluso parado proyectos y concursos ya convocados. Pregunta. ¿Cómo está afectando la crisis a las investigaciones españolas? Respuesta. El problema de la Ciencia en España es siempre el mismo, vamos a saltos. No hay una continuidad, ni crecemos al mismo ritmo que nuestros competidores. Y si no crecemos ni nos mantenemos, perdemos competitividad. Y esto es un círculo vicioso: no tienes buenos equipamientos, tus investigadores no tienen estructuras donde trabajar y pierden competitividad. Aunque lo fundamental no es la pérdida de inversiones en lo material, sino en recursos humanos. Este país ha hecho una apuesta suficiente por la investigación, por formar y retener a jóvenes con talento y ahora corremos el riesgo de que esa generación semarche. Incluso habíamos llegado a atraer talento de fuera. Yo no le pido el pasaporte a un científico, le pido resultados,meda igual de dónde sea. Durante un tiempo España ha sido un ejemplo en multitud de disciplinas y también en Ciencia. Eso ha atraído a muchos científicos de fuera. En el CSIC, de los doctores que incorporan, un tercio viene de fuera, de países con una tradición científica mayor que la nuestra. Y vienen a hacer sus estudios posdoctorales porque tenemos buenos equipos de investigación y buenos recursos humanos. Si no, no vendrían, porque seguimos siendo los que pagamos menos de todos nuestros competidores. Pero ahora vamos a perder ese atractivo y dejaremos de ser el número diez del mundo en dos o tres años, el CSIC perderá seguro competitividad amedio plazo.(...)


Cae el esfuerzo del sector privado en ciencia y tecnologia


Espania se estanca en su gasto en I+D y sigue por debajo de la media de la UE.

El esfuerzo en investigación y desarrollo que hacen las empresas españolas sigue cayendo desde que se desencadenó la crisis, pese a la opinión unánime en los sectores políticos y económicos sobre la necesidad de pasar a la llamada "economía del conocimiento" para superar la situación actual. En 2010, el gasto del sector privado en I+D cayó un 0,8% respecto a 2009, pero los parámetros desglosados muestran una realidad más preocupante: el número de empresas que realizan estas actividades se redujo un 16%, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), presentados ayer. La caída en 2010 es especialmente acusada entre las empresas pequeñas (entre 11 y 49 empleados) con un 28%. Hay sectores donde el descenso de esta actividad es notable, como el de telecomunicaciones, con una disminución del gasto del 17%, según informó ayer Fernando Cortina, subdirector general de Estadística de Empresas (INE). El gasto total en España en I+D se mantuvo el año pasado prácticamente estable, con un leve crecimiento del 0,1%, respecto a 2009. En cifras absolutas supone 14.588 millones de euros, un 1,39% del PIB, igual que en 2009. Pero la financiación pública sigue dominando el panorama de las actividades de I+D, con un 46,6% del total, frente al 42,9% del sector empresarial. Las universidades aportan el 3,9% y los fondos procedentes del extranjero, un 5,7%. (...)


La situacion del Centro de Investigacion Principe Felipe y la credibilidad internacional de Espania


La deuda de la Comunidad Valenciana es de unos 20.000 millones de Euros: ¿Para cuándo un ERE a los políticos que la han llevado a esos niveles?

Nos aprestamos a finiquitar este año 2011 en medio de ajustes y vigilando la prima de riesgo, como quien vigila el nivel de un río en medio de una crecida. Nada invita a pensar que vaya a escampar y 2012 se presenta plagado de incertidumbres. En medio de la tempestad financiera, España, como antes Grecia, Portugal o Irlanda y ahora también Italia, están en el punto de mira de especuladores sin escrúpulos, que apostando por nuestra de debilidad, ganan dinero, mucho dinero, agravando nuestra propia debilidad, realimentando el ciclo mientras ojean nuevas presas. Conviene recordar que remedando la primera ley de la termodinámica "el dinero ni se crea ni se destruye, sólo cambia de manos". Nadie va a negar que nos hemos ganado a pulso haber llegado hasta aquí y que la deuda del país, es la que es, unos 700.000 millones de euros, pero otros países, como Francia, Reino Unido o la propia Alemania tienen deudas bastante mayores que la nuestra. Para explicar porque somos nosotros hoy la presa, nos dicen que ellos tienen algo de lo que nosotros carecemos: credibilidad.

Viene esto a cuento de la situación que esta viviendo uno de los centros punteros en investigación biomédica de la Comunidad Valenciana, el Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF), inmerso en un ERE que disminuirá su plantilla un 50%. La justificación de este ERE es la insostenibilidad de su mantenimiento por parte de la Comunidad Autónoma Valenciana que ha pasado su presupuesto de 9.7 millones de euros en 2009 a 4.4 millones para 2012. Recortes se están produciendo en mayor o menor grado en otros centros públicos de investigación y no son desgraciadamente noticia, como tampoco lo es, la desvergüenza de que quienes plantean los recortes, al intentarnos convencer al mismo tiempo, de que la única salida de la crisis es cambiar desde una economía basada en ladrillo y playa, a una economía basada en el conocimiento. Nos insisten en que hay que elevar el nivel de formación de nuestros jóvenes, porque de esta manera podremos ser competitivos, pero cuando aún no se ha apagado el eco de sus palabras, ya están firmando los EREs que destapan la falacia del discurso. Y se ceban con estos centros porque son un eslabón débil, menos protegido laboralmente y porque saben que los investigadores son en general gente callada y poco dada a la algarada. Algunos regresarán, con un justificado resquemor, de nuevo a centros extranjeros donde serán recibidos con una mezcla de satisfacción e incredulidad, mientras otros se irán directamente a casa, con la amargura de ver como nuevamente han sido engañados por un país, su país, tan poco fiable hoy como en los tiempos de Cajal.(...)


"Un millar de investigadores espanioles advierten que estamos en 'alarma cientifica'"

EFE. El Mundo.

Más de mil científicos españoles han firmado una carta, titulada 'Alarma científica', de apoyo a los 113 investigadores despedidos del Centro de Investigaciones Príncipe Felipe (CIPF) de Valencia, que este viernes deberán abandonar sus puestos de trabajo tras los recortes de la Generalitat. En la carta, investigadores en Biomedicina muestran su "más profunda preocupación y perplejidad por el tremendo recorte de financiación de la Conselleria de Sanidad", que ha repercutido en la disminución de sus grupos de investigación de 27 a 12. Este grupo de científicos considera que esta actuación representa "un tremendo golpe a la investigación biomédica en el país" porque comportará la "pérdida de importantes sumas de dinero que diversos programas de investigación nacionales y extranjeros han concedido en convocatorias públicas y altamente competitivas". (...)


"Mas de 3.000 investigadores contra los despidos en el Centro Principe Felipe"


El manifiesto contra la decisión de la Generalitat valenciana de echar a 113 de sus 224 trabajadores y recortar el presupueso sigue sumando firmas

Más de tres mil científicos españoles, y también de otras partes del mundo, han suscrito una carta de protesta (a las 19.00 horas de hoy se habían sumado ya 3.062) en contra del despido de la mitad de los trabajadores del Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) de Valencia. Hoy deben dejar su puesto de trabajo al hacerse efectivo el expediente de regulación de empleo que se ha aplicado a la institución, después de que la Generalitat valenciana haya reducido a la mitad la aportación en dos años hasta dejarla en 4,4 millones de euros para 2012.

En el documento, titulado Alma científica, los investigadores apoyan a los 113 empleados (entre técnicos e investigadores) que se van a la calle y muestran su "perplejidad y preocupación" por el recorte de la Generalitat. Ello supone "un tremendo golpe a la investigación biomédica en el país" e implicará que se pierdan "importantes sumas de dinero que diversos programas de investigación nacionales y extranjeros han concedido a los investigadores del centro en convocatorias públicas y altamente competitivas". (...)


Entrevista en Onda Cero sobre es estado de la investigacion en Espania.

Onda Cero Radio.

Entrevista a Amaya Moro-Martín y Andrés Moya Bedón de la Plataforma "Investigación Digna" sobre el estado de la ciencia en España: los recortes, el futuro incierto, la fuga de cerebros, la Ley de la Ciencia, los programas electorales....


"17 investigadores de alto nivel de Santiago iran al paro en enero"

M.F. - El País.

Si recortas un año la ciencia, tardas diez en recuperarte". Lo advirtió en este periódico Consuelo Guerri, investigadora del Centro Príncipe Felipe de Valencia que dedica todos los premios que obtiene a mejorar las condiciones de sus becarios. En Galicia hay 17 investigadores de alto nivel que están a punto de terminar el programa Parga Pondal sin solución de continuidad, pese a que la Universidad de Santiago se había comprometido a ayudarles a conseguir un "contrato de estabilización". El 31 de diciembre engrosarán las listas del paro después de cinco años compaginando la docencia con los laboratorios. (...)


"La impaciencia de Ceniciencia"

Amaya Moro-Martín, Andrés Moya Bedón, Juan Carlos Suárez Yanes - Tribuna: El País.

Los autores hacen un repaso crítico de la situación de la ciencia en España y, en tiempo de elecciones, del contenido de los programas electorales de los partidos

Es época de campaña electoral, un tiempo de promesas. Con inquietud, buscamos en los programas electorales de los dos partidos mayoritarios qué promesas le corresponden a Ceniciencia, pero nos encontramos tan sólo con palabras grandiosas y huecas. El partido del actual Gobierno habla de "Emprender, Evolucionar y Expandir". De "expandir" no hay duda porque llevamos años expandiendo a nuestros científicos por todos los rincones del mundo en busca de un empleo digno, más que "emprender" es un "desprenderse" de capital humano; y la "evolución" es regresiva: muchos investigadores sienten que su carrera está siguiendo un movimiento browniano de pasos antes impensables, con contratos de doctor que se convierten en contratos de licenciado, y contratos senior del programa Ramón y Cajal (RyC) que terminan en contratos en prácticas o por obra y servicio. Mientras, el partido favorito en las encuestas centra sus soluciones para I+D en la innovación y en la trasferencia de conocimiento al sector privado, que si bien es condición necesaria, no es ni mucho menos una condición suficiente. En cualquier caso, no queremos palabras grandiosas que acaben como las hojas del otoño que se las lleva el viento y pronto se olvidan. Necesitamos acciones concretas. (...)


"La crisis en el CIPF puede abocar a sus cientificos a irse al extranjero"

EFE, El Mundo.

El presidente del comité de empresa del Centro de Investigación Príncipe Felipe de Valencia, Rafael Pulido, ha asegurado esteque este centro, tras la presentación de un ERE que afecta a 108 trabajadores, tiene "poco futuro científicamente" y puede abocar a sus científicos "a tener que irse al extranjero". (...)


"PSOE y PP, sin propuestas concretas en I+D"

Alicia Rivera - El País.

Los grandes partidos coinciden en la puesta en marcha de la nueva Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, pero también en la ausencia de propuestas concretas en sus programas sobre financiación y reestructuración del sistema de I+D

El PSOE, el PP y el PNV están de acuerdo, según expresan sus programas electorales, en la importancia que tiene la ciencia para garantizar el cambio de modelo productivo y su necesaria presencia en el núcleo de la política y la economía. Así lo pusieron hoy de manifiesto tres representantes de dichas formaciones políticas en un acto celebrado en Madrid, en el que la Confederación de Sociedades Científicas de España (Cosce) invitó a los partidos contendientes en las próximas elecciones generales a presentar sus programas en lo referente a políticas de I+D. No sólo están de acuerdo los partidos en la importancia de la ciencia, la tecnología y la innovación, sino que no muestran desencuentros entre unos y otros dada la falta de concreción de las propuestas, más allá de algún matiz que cuesta identificar. No hay compromiso de financiación concreta ni estable en los programas electorales, no se concreta cómo será el desarrollo de la nueva Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación y ninguno se pronuncia siquiera acerca de si mantendrían sus respectivos partidos un ministerio de ciencia independiente o si se reestructuraría el departamento. (...)


"Los partidos politicos critican la excesiva burocratizacion del sistema cientifico espaniol"

Miguel Corral - El Mundo.

"La Ley de la Ciencia ha cedido a las presiones de los sindicatos", asegura Gabriel Elorriaga, portavoz del PP en la Comisión de Ciencia e Innovación del Congreso de los Diputados. "La carrera científica parte de una idea insensata". En la audiencia varias cabezas asienten como si esperasen que alguien pusiera el dedo en la llaga. La excesiva rigidez del sistema funcionarial aplicado a la investigación ha sido uno de los aspectos más criticados por los investigadores de la redacción de la Ley de la Ciencia que se aprobó el pasado mes de junio. En la víspera del inicio de la campaña electoral la Confederación de Sociedades Científicas de España (Cosce) ha conseguido reunir a portavoces de tres de los partidos que han tenido representación en la comisión de Ciencia e Innovación durante la última legislatura para que expongan la postura de sus partidos en materia científica. (...)


"Cientificos y políticos: ¿buenos y malos?"

Pablo Artal - Tribuna: El País.

La figura del 'Consejero científico del Presidente', independiente del poder político del momento, tiene la misión se asesorar a los políticos en aquellos temas donde las decisiones dependan de análisis y observaciones científicas o técnicas, y su ayuda puede resultar fundamental

(...) Que en España los científicos seamos tan apreciados por nuestros conciudadanos no deja de ser sorprendente, al menos para mí. Sobre todo si ahondamos un poco en este supuesto amor. Pocos serían capaces de nombrar a un solo científico español en activo. Muchas personas ni siquiera imaginan que haya científicos en España, y mucho menos que estén haciendo algo que sea importante. Buena parte de la sociedad escuchará con atención las recomendaciones de un estudio realizado en la Universidad de Kansas o la del Estado de Georgia, pero su interés decaerá si se llevó a cabo en la Universidad de Murcia o en la de Zaragoza, por poner dos ejemplos, de las que seguramente piense que no puedan decir nada importante. Y si se trata de rascarse el bolsillo, el amor iría perdiendo más fuerza. La mayoría pensará que el escaso dinero debería dedicarse a necesidades más perentorias que invertirlo en actividades científicas, que son caras, a largo plazo y con inciertos resultados. Tampoco me parece que los ciudadanos escuchen y hagan caso a ciertas recomendaciones tomadas con criterios razonablemente científicos. En realidad este aprecio se me antoja parecido al que demostraba un antiguo vecino mío por su perro. Le dedicaba a diario expresiones increíblemente cariñosas cuando llegaba a casa, pero el pobre animal pasaba todo el día encerrado llevando una penosa existencia. (...)


"Investigadores, contra el ERE del centro Príncipe Felipe"

J.P. - El País.

Las protestas contra el expediente de regulación de empleo (ERE) que afecta al Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) de Valencia llegaron ayer de un congreso científico internacional que se celebró en l'Oceanogràfic de Valencia. Investigadores que asistieron al encuentro Proteólisis Intracelular y Cáncer se sumaron a las quejas por los 108 despidos que ha anunciado la dirección del centro, tutelado por la Generalitat valenciana, y la reducción del sueldo de los 150 trabajadores que finalmente quedarán en las instalaciones, que llegaron a albergar a más de 300 personas.


"La ciencia espaniola no despunta"

Gonzalo Casino - El País.

Los últimos indicadores muestran una discreta tasa de excelencia y retratan la mediocridad universitaria - España publica mucho, pero con impacto limitado.

La ciencia española no acaba de dar el salto de calidad esperado. Tras décadas de crecimiento espectacular, España se sitúa como novena potencia mundial en trabajos científicos publicados, pero los últimos indicadores de calidad siguen relegando al país a un papel secundario y en diversas clasificaciones está por detrás de la vigésima posición. La investigación española supone el 3,3% de la producción mundial recogida en la base de datos de Thomson Reuters (principal referencia internacional), cuando en 1963 solo era el 0,2%. Pero en ciencia, como en otros ámbitos, no importa tanto la cantidad como la calidad. El progreso científico se basa en un selecto grupo de trabajos en cada disciplina que son los más citados como referencia en investigaciones posteriores. Y aquí, como indican numerosos datos y resumen varios especialistas, España no logra despuntar.


Universidades, ciencia y 'ranking'. ¿Somos realmente tan malos?

Pablo Artal - Tribuna: El País.

Sobre la universidad en España se oyen frases tan dispares como que ahora es la mejor de nuestra historia (estoy casi de acuerdo), o que es un auténtico desastre y nunca estuvo peor. Para muchos, es poco más que un aparcamiento de jóvenes a los que se les facilita el entretenimiento (botellones incluidos) y un refugio de funcionarios poco productivos y menos interesados (torre de marfil, le llaman algunos). Frente a estas opiniones, los datos que ofrecen los numerosos ranking de universidades de todo el mundo son contundentes y penosos. Las universidades españolas están todas pésimamente colocadas, ninguna entre las 200 primeras del mundo y la mayoría de nuestras universidades se sitúan entre los puestos 400 y 600. Sí, el lector ha entendido bien, unas 500 instituciones universitarias de los sitios más dispares son mejores que la mayoría de las nuestras. (...)


"La inversion publica en I+D cae por primera vez en 14 anios"

Alvaro Romero - El País.

Los recortes impuestos para reconducir el déficit reducen el gasto total en investigación en España en 2010 por segundo ejercicio consecutivo.

La necesidad de reducir el gasto para reconducir el elevado déficit público y devolver la sostenibilidad fiscal a las cuentas del Estado ha podido con una de las apuestas del Gobierno para reconducir el modelo económico español. Según ha publicado hoy el Instituto Nacional de Estadística, la inversión total realizada en España en investigación y desarollo (I+D) ha vuelto a caer en 2010 por segundo año consecutivo. Además, por primera vez desde 1997, baja el dinero que las Administraciones Públicas han dedicado a este apartado. Los datos adelantados hoy por la oficina de estadística, que no ofrecen cifras absolutas sino porcentajes, revelan que la inversión total en I+D ha aumentado en 2010 su ritmo de caída desde el 0,8% registrado en 2009 hasta el 1,7%. Se trata de un recorte sin precedentes en los archivos del INE, que recoge estos datos desde 1964. (...)


La ciencia tiene una ley por financiar


Tras un paso por el Senado que demostró el amplio consenso entre todos los grupos parlamentarios, el Ejecutivo cuenta ahora con seis meses para reformar la Ley de Mecenazgo.

Quizás debido a su tramitación durante la crisis económica, el proyecto de Ley de la Ciencia será aprobado sin memoria económica que lo acompañe. Falta también el reglamento que transforme al CDTI en la Agencia de Financiación que pueda estabilizar y, sobre todo, agilizar dotaciones presupuestarias suficientes para los OPIs y demás organismos de investigación. (...)


Entrevista en Gestiona Radio (Grupo COPE)

Gestiona Radio.

Detabe sobre la Ley de la Ciencia: con el senador Luis Miguel Salvador (portavoz del grupo socialista en la Comisión de Ciencia del Senado) y Amaya Moro-Martín (una de las portavoces de la Plataforma Investigación Digna). Programa Primera Hora.


"Investigadores critican las carencias de la nueva Ley de Ciencia"

Europa Press; La Razón.

La Confederación de Sociedades Científicas Españolas (COSCE) y la Plataforma 'Investigación Digna' señalan que la nueva Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, aprobada este jueves de manera definitiva en el Congreso, tiene deficiencias relacionadas con la carrera científica de los investigadores, así como con la reorganización del sistema. Así, el presidente de la Confederación COSCE, Joan Ginovart, se ha mostrado crítico con un texto que no "evita que vengan profesionales a España o que los españoles permanezcan o vuelvan a su país" debido al mantenimiento de un modelo de carrera funcionarial "que a la Cosce no le parece lo mejor". En este sentido, ha apuntado que existen "otro tipo de carreras mucho más "atractivas" para los científicos. Del mismo modo, ha señalado a Europa Press que la ley no propone una reorganización del sistema" que, a su juicio "tarde o temprano debe producirse". Sin embargo, Ginovart ha apuntado que la ley es "un paso adelante" en aspectos como la transferencia tecnológica o la movilidad de científicos. Además, ha valorado positivamente la creación de la Agencia Estatal de Investigación, que ha considerado "uno de los grandes impulsos que este texto supone para la Ciencia española". Por otra parte, se ha referido a la moción aprobada por unanimidad en el Senado, por la que los grupos parlamentarios instan al Gobierno a modificar la Ley de Mecenazgo y algunos aspectos relacionados con la fiscalidad, y ha asegurado que se trata de "algo muy importante" ya que considera "muy positivo" que entre capital privado en el sector de la Ciencia. Por su parte, la Plataforma Investigación Digna ha señalado que el nuevo texto "se preocupa más de la gobernanza que de los investigadores". Su portavoz, Amaya Moro-Martín, ha señalado que la nueva ley trae el Consejo de Política Científica, Tecnológica y de Innovación, el Consejo Asesor de Ciencia, Tecnología e Innovación, el Comité Español de Ética de la Investigación, pero, aunque consideran que "esta medidas son necesarias" apunta que no se presta atención a "los investigadores que van a generar el conocimiento científico que todos estos consejos y comités van a regular". Así, ha indicado que la Ley de la Ciencia deja a los profesionales "a la deriva" porque el nuevo contrato de acceso "no viene ligado a ningún tipo de garantía de que existan oportunidades de estabilización para los investigadores que superen las evaluaciones establecidas", si no que es "simplemente un contrato temporal de cinco años". Por este motivo, piden "un contrato de acceso que sea un contrato temporal de cinco años con una evaluación que, de ser superada, garantice la estabilización del investigador en base a sus méritos científicos" y sugieren que este contrato estable final (conocido como 'tenure-track') "esté sujeto a evaluaciones periódicas". "Nuestra petición es que ésto se haga bajo el paraguas de la Estrategia Española de Ciencia y Tecnología y de la Agencia Estatal de Investigación, las cuales están todavía por definir", ha indicado." (...)


"El Congreso da el "OK" a la nueva Ley de la Ciencia, que costara 40 millones"

Agencias; Diario Siglo XXI.

Después de dos años de tramitación parlamentaria y con el apoyo de todos los grupos, salvo IU-ICV y UPyD, a las 45 enmiendas del Senado, el Pleno del Congreso de los Diputados dio luz verde definitiva al proyecto de Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación. Costará en torno a 40 millones de euros, 10 para la reorganización de los Organismos Públicos de Investigación (OPI) y 30 para contratar a nuevos investigadores. No obstante, la Confederación de Sociedades Científicas Españolas (COSCE) y la Plataforma "Investigación Digna" detectan ciertas deficiencias. Todos los grupos del Congreso, menos IU-ICV y UPyD, apoyaron las 45 enmiendas procedentes del Senado y dieron el "OK" al proyecto de Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, después de más de dos años de tramitación parlamentaria. Fuentes del Departamento de Ciencia confirmaron a Europa Press que la normativa costará cerca de 40 millones de euros, 10 para reorganizar los OPI y 30 para contratar nuevos investigadores. La normativa sustituirá a la vigente desde 1986 a partir del momento en el que se publique en el Boletín Oficial del Estado (BOE). La que hay ahora no reconoce, entre otros aspectos, a la Innovación, y, con la reforma, se crea un "Sistema español de Ciencia, Tecnología e Innovación"." (...)


"Una ley con amplio consenso, pero aun por mejorar"


"No me oirás hablar de pacto de Estado por la Ciencia, pero una Ley que se aprueba por unanimidad en el Parlamento [y en el Senado] se acerca mucho a este concepto", aseguró a hace pocas semanas la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia. El Congreso ha aprobado la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación con el apoyo mayoritario y la sola oposición de Izquierda Unida (IU) e Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) y Unión Progreso y Democracia (UPyD). El texto ya se aprobó por unanimidad tanto en Comisión Parlamentaria como en el pleno del Senado. El pleno del Congreso de los Diputados ha emitido 289 votos a favor, 3 en contra y ninguna abstención. La norma sustituirá a la vigente Ley de Investigación Científica y Tecnológica de 1986. Y en los 25 años que han pasado desde su aprobación, la ciencia ha cambiado mucho. España ha pasado de estar situada en el puesto 30º en producción científica a escala mundial a ser la novena potencia. De manera que la reforma del marco regulatorio se hacía necesaria desde hace años. La ley solucionará algunos de los viejos problemas del sistema científico, como la transferencia de conocimiento que permite que la investigación se plasme en aplicaciones reales y en beneficios económicos o el movimiento de personal investigador entre instituciones científicas. Sin embargo, el documento deja algunos flecos por resolver y no concreta aspectos importantes para el futuro de la ciencia en España. Sistema de funcionarios "La ley ha sido muy tímida y conservadora", asegura Joan Guinovart, director del Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona y presidente de la Confederación de Sociedades Científicas de España (Cosce), una entidad que aúna a más de 30.000 investigadores. "Supone un pasito adelante cuando se podría haber dado un salto". Uno de los puntos clave, y por lo que se ha acusado al documento de no suponer un cambio de modelo, es el hecho de que continúe basándose en un sistema de recursos humanos que impone por defecto a los funcionarios. Sin embargo, la ley deja abierta la puerta para crear centros de investigación con normas distintas. "Vamos a vivir un experimento. El tiempo dirá qué centros atraen más talento y producen mejor ciencia, si los que imponen a los funcionarios o los otros", dice Guinovart.(...).


"La nueva ley de la ciencia, aprobada por amplio consenso en el Parlamento"

La norma que debe regir a partir de ahora el sistema español de I+D+i sale adelante en el Congreso con tres votos en contra.


Tras un debate desvaído a las nueve de la mañana en el pleno del Congreso y que ha durado menos de una hora, con baja asistencia de diutados, la nueva Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación ha sido aprobada poco antes del mediodía, al concluir los debates recogidos en el orden del día sobre otros temas. El resultado de la votación muestra el amplio consenso para la ley expresado por los grupos en los procedimientos parlamentarios en comisión, pero no unanimidad. De 292 diputados presentes, han votado a favor 289 y han votado tres en contra (Gaspar Llamazares (IU), Rosa Díez (IPD) y Nuria Buenaventura (ICV). A continuación, ya fuera del hemiciclo, la ministra de Ciencia de Innovación, Cristina Garmendia, acompañada por la de Sanidad, Leire Pajín, y los diputados y senadores de los distintos grupos favorables a la ley, ha destacado la importancia del amplio consenso que el que ha salido adelante y la voluntad de "poner la i+D+i en el centro de la agenda política". El texto definitivo de la ley regresaba así al Congreso desde el Senado, donde se han hecho algunas enmiendas.(...).


"Asunto del dia en RNE - R5: Aprobada la Ley de la Ciencia, la Tecnologia y la Innovacion "


El Congreso ha dado luz verde definitiva a la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación. Hablamos con Felipe Pétriz, secretario de Estado de Investigación, Juan Lerma, director del Instituto de Neurociencias de Alicante, de la Universidad Miguel Hernández del CSIC y presidente electo de la Sociedad Española de Neurociencia, Amaya Moro-Martín, miembro de la Plataforma por una Investigación Digna y con Joan Guinovart, director del Centro de Investigación Biomédica IRB Barcelona.


"La reforma de la I+D en Espana costara 40 millones"

Hoy se vota en el Congreso la aprobación definitiva de la nueva Ley de la Ciencia, que sustituye a la de 1986. El Gobierno confía en un respaldo "casi unánime"


La Ley de la Ciencia, la primera reforma del sistema de I+D español en 25 años, pasa hoy su examen final en el Congreso de los Diputados. "El Gobierno espera que la investigación aporte la tregua que la economía o el empleo no han permitido. Según sus previsiones, la ley se aprobará con un apoyo casi unánime, un consenso perseguido desde 2008, cuando comenzó a pergeñarse el texto, y cuyo logro no está exento de costes, según algunos sectores. El Gobierno esperaba ayer que IU, ICV y UPyD sean los únicos que se opongan a la norma o se abstengan en la votación de hoy, según fuentes del Ministerio de Ciencia. Entre sus objetivos principales, la ley establece una nueva carrera científica. Esta comienza con contratos laborales que sustituirán a las becas con las que hasta ahora se pagaba a los investigadores jóvenes que trabajan en su tesis doctoral. Le sigue otra etapa de hasta cinco años con un contrato después de la cual los científicos podrán competir por una plaza fija como investigadores funcionarios, cuyas escalas también reorganiza la nueva ley. Esta carrera investigadora, con contratos laborales y sin becas, ha sido uno de los asuntos más discutidos durante el proceso de negociación de la ley y no ha dejado contentos a ninguno de los dos extremos. Por un lado, las sociedades científicas españolas criticaban la excesiva funcionarización de la investigación en España y la falta de "flexibilidad". Por otro, los sindicatos veían en esas críticas un intento de restar derechos a los trabajadores. Más aún, darles un contrato a los becarios del sector público suponía un coste extra que no gustaba nada en el Gobierno en tiempos de máxima austeridad presupuestaria debido a la crisis."(...).


"Ley de la CeniCiencia"

Para retener talento y atraer a científicos de prestigio de otros países no sólo se necesita financiación, sino un modelo de contratación competitivo.


La Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, a punto de ser ratificada Congreso, ha salido aprobada por unanimidad del Senado en parte porque todos los grupos parlamentarios han acordado presentar una moción legislativa conjunta que inste al Gobierno a hacer una ley sobre mecenazgo. Lo que se pretende, en palabras de la senadora Rosa Nuria Aleixandre (de CiU) durante el pleno del Senado que aprobó la ley, es adoptar "un sistema de financiación (...) con prestigio en todo el mundo anglosajón, donde una entidad o individuo (...) ceden un determinado patrimonio a una fundación u organismo, público o privado, que solo podrá utilizar sus beneficios.". En palabras de la senadora, "nos conformaríamos con tener una ley que nos permita competir en igualdad de oportunidades con nuestros compañeros de la Unión Europea (...) y no quedarnos rezagados frente a ellos, menos aún en la lucha que a partir de ahora hemos de tener contra los grandes gigantes como los Estados Unidos (...). Una ley que nos permita retener el talento, que, no lo duden, lo tenemos y mucho." Señorías, para retener talento y atraer a científicos de prestigio de otros países no sólo se necesita financiación, sino un modelo de contratación competitivo. No sólo miren al mundo anglosajón para tomar como modelo la flexibilidad de su sistema de financiación, ¡fíjense en su modelo de contratación! Es la combinación de ambas cosas lo que determina en parte su éxito. Ese modelo de contratación es precisamente lo que gran parte de la comunidad investigadora está pidiendo insistentemente: la creación de un contrato temporal de cinco años de duración con una evaluación final que, de ser superada, garantice la estabilización del investigador (lo que se denomina un tenure-track en el mundo académico anglosajón). En nuestro caso íbamos más allá, sugiriendo que se estableciera aquello que ya se empieza a demandar en estos centros de excelencia extranjeros: que el contrato estable esté sujeto a evaluaciones periódicas. El recién aprobado contrato de acceso se aleja peligrosamente de este modelo, frustrando con ello una de las reivindicaciones más importantes de la comunidad científica. Este sentimiento fue expresado muy elocuentemente por el senador Jordi Guillot Miravet de Iniciativa per Catalunya Verds durante su intervención en el pleno del Senado: la ley "sigue manteniendo el factor de la precariedad en lo que se refiere a la contratación, el acceso y la permanencia en el mundo laboral de los investigadores"; "sigue el interrogante sobre el contrato de acceso" que no "permite realmente dar estabilidad, afianzar, captar, fidelizar a los investigadores", y que "reduce las garantías que fija la normativa vigente, como, por ejemplo, respecto a la figura de los Ramón y Cajal." (...).


"Mas que un parche para la ciencia"

La nueva ley de la investigación no transforma el modelo, pero resuelve viejos problemas.


Si hay que buscar un denominador común a las valoraciones de la nueva Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación sería que es la ley de lo posible. "No es el mejor resultado, sino el mejor resultado que hemos podido conseguir entre todos", resumía ayer el secretario de Estado de Investigación Felipe Pétriz, padre visible del documento final de la nueva norma que pasado mañana, seguramente, aprobará definitivamente el Parlamento. No cambia el modelo del sistema español de I+D, pero se reparan desgarrones abiertos desde la ley vigente, la de 1986, y se abren caminos cuyo resultado y eficacia se verán al irse concretando en actuaciones y reglamentos. La ley nace sin suscitar mucho entusiasmo ni entre científicos ni entre gestores de I+D, pero se reconocen puntos positivos. Tal vez el más celebrado sea el hecho de contar con el consenso del arco parlamentario, lo que debe conferir estabilidad al sistema. La carrera profesional de los científicos sigue siendo funcionarial, pero incorpora nuevas modalidades iniciales de contratos laborales, mejorando, sobre todo el de la fase de formación, por lo que los actuales becarios predoctorales pasarán a tener contrato. La tan demandada Agencia Estatal de Investigación se enuncia, pero queda pendiente de su puesta en marcha en el plazo de un año. La coordinación explícita de la Administración central con las comunidades autónomas en materia de I+D es una de las virtudes casi unánimemente reconocida, así como la mejor coordinación con la Universidad y la incorporación de la investigación sanitaria al sistema de I+D. Una novedad notable es la inclusión de la innovación en la nueva norma (aunque también regula esta materia la Ley de Economía Sostenible). También surge un comité de ética que vigilará las malas prácticas de investigación. Culmina así un largo proceso desde los primeros trabajos del comité de expertos para la nueva ley, en 2008, hasta su aprobación por el Gobierno en marzo de 2010, más un año en el Congreso de los Diputados y un mes y medio en el Senado." (...)


"Colectivos de cientificos piden a los partidos crear "buenos entornos" para la ciencia y mantener la inversion"

Europa Press.

Representantes de colectivos de científicos han pedido a los partidos políticos "buenos entornos" en los centros de investigación "evitando que sus alrededores se conviertan en lugares habituales de prostitución", y mantener inversión económica en las universidades "porque es fundamental", con motivo del comienzo de la campaña electoral para los comicios municipales y autonómicos del 22 de mayo. En declaraciones a Europa Press, el presidente d la Confederación de Sociedad Científicas de España (COSCE), Joan Guinovart, ha afirmado que "los alrededores del Campus Pedralbes (Barcelona), es un lugar habitual de prostitución". En este sentido, ha afirmado que "la ciencia requiere un ambiente muy cuidado y favorable, por lo que si realmente los ayuntamientos creen que la investigación y la ciencia son importantes, no deberían permitir que hubiera estos focos de prostitución". Por su parte, la portavoz de la Plataforma Investigación Digna Amaya Moro ha recordado que "las comunidades autónomas tienen mucha responsabilidad en los modelos de contratación de los investigadores". Además, ha recordado que la plataforma ha pedido un Pacto de Estado sobre ciencia. Así, ha señalado que este pacto "debe permitir la planificación a largo plazo de los recursos humanos y financieros en la investigación, y las autonomías tienen que cumplirlo". También ha abogado por que los centros de investigación se comprometan a sacar un número de plazas equivalente a los investigadores que hayan superado las evaluaciones en su contrato de acceso", aunque ha lamentado que esta petición "no se ha aceptado". Finalmente, Moro ha explicado que "el Estado puede comprometer a sus centros estatales, pero no a los que dependen de las comunidades autónomas". "Ahí, el compromiso de las autonomías es crítico", ha dicho. Por su parte, Guinovart ha concluido afirmando que se reclutaría a investigadores de otros países si las políticas fomentasen su integración y la creación de escuelas multiculturales"."


"Mixed feelings over Spanish science law"

Michele Catanzaro - Nature.

"The new Spanish science law will be approved by the country’s Congress at the end of next week, probably on Thursday 12 May. The final draft, which was unanimously approved by the Senate yesterday, implements just some of the requests of the local organizations of scientists (see our previous coverage). The Senate’s draft must be approved by the Congress next week, but further changes are unlikely, due to the agreement achieved in the low chamber. The bill is aimed at updating the 1986 law, the country's first scientific legislation after becoming a democracy. It was Cristina Garmendia’s first project when she became minister of science in 2008, but it had to pass through two different drafts before reaching parliament a year ago. In an unexpected change, the Senate accepted the main request of the country's Federation of Young Researchers (FJI): the law now says all scientists, including PhD students and technical staff, must be hired through contracts and not fellowships in both the public and private sector. The law allows scientists to move more easily between the public and private sectors, outlines a strategy to coordinate the efforts of regional governments, and creates a state research agency, with the power to grant independent funding. But the Confederation of Spanish Scientific Societies (COSCE) is concerned that the law is unclear on how independent the agency is from the government. More disappointed are the representatives of the “Dignified research” campaign, a movement of 2,500 scientists that delivered an open letter to the government in March. They asked the government to implement a five-year, tenure-track contracts with regular evaluations that, if passed, would lead to a stable job. Instead the new “access contract” does not require institutions to provide a job to every researcher who passes the evaluation, meaning an access contract offers no more stability than a standard post-doc position."


"La Ley de la Ciencia consolida la inestabilidad de los cientificos, denuncia la Plataforma Investigacion Digna"

El nuevo contrato de acceso "pierde toda competitividad y credibilidad" con el documento aprobado en el Senado, señalan los investigadores.

El País.

La nueva figura de contrato de acceso a la carrera científica contemplado en el la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación que ha aprobado el Senado "queda reducido a un simple contrato temporal de cinco años, haciéndole perder toda competitividad y credibilidad a nivel nacional e internacional", afirma la Plataforma Investigación Digna, una asociación lanzada por jóvenes científicos precisamente para expresar sus postura en el debate de la nueva ley y que despegó con una importante recogida de firmas en apoyo de sus reivindicaciones. La plataforma recuerda que varias organizaciones científicas "han pedido insistentemente que el nuevo contrato de acceso sea similar al tenure track, un tipo de contrato existente en los países científicos punteros con el que el investigador que demuestra su valía a través de evaluaciones objetivas e independientes tiene oportunidades reales de estabilizarse". Este modelo de probada eficacia ha sido rechazado por el Gobierno. "Esta Ley, que pretende incentivar entre otras cosas la innovación, muy lejos de innovar, no solo mantiene el status quo sino que si siquiera cumple un acuerdo de mínimos: que los centros que contraten investigadores con los nuevos contratos de acceso velen porque quienes superen las evaluaciones establecidas tengan una oportunidad real de estabilizarse laboralmente, es decir, que exista una concordancia entre el número de investigadores en contratos de acceso que hayan superado las evaluaciones y el número de puestos laborales fijos que se oferten", explica el comunicado de la Plataforma Investigación Digna. Esa concordancia, sin embargo, sí se contempla en los investigadores del actual programa Ramón y Cajal. Una enmienda del PP recogía esta idea de concordancia, pero fue retirada. El nuevo contrato de acceso, según los científicos de esta plataforma, "queda desnuco de puertas de acceso y lo único que se estabiliza en esta ley es la inestabilidad del personal investigador", insiste el comunicado. La plataforma, sin embargo, considera positivo que el Senado haya aprobado la enmienda que dice que toda la labor de investigación tenga un régimen laboral y no se haga por becas como hasta ahora, que en muchos casos encubren empleo sumergido. El sector de I+D+i, hasta la aprobación del Estatuto del Personal de Investigación en Formación, "ha sufrido un amplio fraude laboral asociado a las becas que encubren puestos de trabajo", recuerda la plataforma. "La gran mayoría de investigadores en España con edades por encima de los 40 años tuvieron su primer contrato de trabajo hacia los 35 años, tras encadenar, durante períodos superiores a los 10 años, remuneración en régimen de beca".


"Los investigadores aseguran que la Ley de Ciencia no evitará la fuga de cerebros"

Miguel G. Corral - El Mundo.

"La Ley de Ciencia está en su recta final. Se ha aprobado en el pleno del Senado y queda lista para su aprobación en el congreso el próximo día 12 de mayo. Pero, aunque se votó por unanimidad en la Comisión de Ciencia e Innovación del Parlamento, y también ahora en la Cámara Alta no todos los actores del escenario científico están de acuerdo con el proyecto de Ley. Algunos de los principales colectivos científicos critican la elaboración de los nuevos contrato de acceso a la ciencia, uno de los puntos clave de la nueva norma para ser competitivos a escala internacional y evitar la fuga de cerebros. Una de las reclamaciones de la Plataforma Investigación Digna (PID), la Federación de Jóvenes Investigadores (FJI) y la Asociación Nacional de Investigadores Hospitalarios (ANIH) era que exista una concordancia entre el número de investigadores en contratos de acceso que hayan superado las evaluaciones, y el número de puestos laborales fijos que se oferten. Algo que sí se contempla para los investigadores bajo el actual programa Ramón y Cajal, pero de lo que queda excuida el resto de la comunidad científica. A petición de la PID, la FJI y la ANIH, el Grupo Popular presentó inicialmente una enmienda para que esta concordancia fuera de aplicabilidad a todos los investigadores contratados bajo los nuevos contrato de acceso, sin embargo esta enmienda clave, aún encajando dentro del marco legal y no suponiendo ningún aumento de presupuesto, ha sido retirada sin explicación alguna. "Esta Ley, tal y como ha quedado tras el dictamen de la Comisión de Ciencia e Innovación del Senado, lo único que estabiliza es la inestabilidad", asegura a Andrés Moya, miembro de la plataforma Investigación Digna. Otra de las novedades de la nueva norma es la posibilidad de concatenar contratos por obra y servicio sin límite de tiempo y, en este contexto, la creación de la nueva figura contractual del contrato de acceso resulta innecesaria, según un remitido de la plataforma Investigación Digna. "El nuevo contrato de acceso a la ciencia se va a quedar como un contrato por obra y servicio de cinco años, pero no servirá para estabilizar investigadores y menos aún para atraer talento extranjero", afirma Fran Terán, ex miembro de la Federación de Jóvenes Investigadores e integrante de la plataforma Investigación Digna."(...)


"Los cientificos ven perdida una "oportunidad de oro" para estabilizar la carrera"


"La plataforma "Investigación Digna" ha dicho hoy que se ha perdido "una oportunidad de oro" para diseñar en España una carrera científica competitiva y estable y ha opinado que el proyecto de la ley de la ciencia, la tecnología y la innovación aprobado en el Senado no ayudará a retener el talento científico. Esta plataforma, que el pasado febrero hizo llegar al presidente del Gobierno una carta de protesta firmada por más de 2.500 expertos ante el futuro "sombrío" de la ciencia española, ha puntualizado, en una nota de prensa, que lo único que se estabiliza en esta ley de ciencia "es la inestabilidad del personal investigador". En este sentido, han recordado que diferentes colectivos como esta plataforma, la Federación de Jóvenes Investigadores y la Confederación de Sociedades Científicas de España han pedido "insistentemente" que el contrato de acceso al sistema español de ciencia -una de las tres modalidades incluidas en la ley- sea similar al existente en países punteros en ciencia. En ellos, han continuado, se dan a los investigadores "oportunidades reales para estabilizarse". Esta estabilización se consigue después del paso de evaluaciones objetivas e independientes, ha añadido la plataforma, que ha lamentado que el Gobierno "haya presionado para que el nuevo contrato de acceso quede reducido a un simple contrato temporal de cinco años, haciéndole perder toda credibilidad y competitividad". "Investigación Digna" ha lamentado, además, que no exista concordancia entre el número de investigadores con contratos de acceso y el número de puestos laborales fijos que se oferten, aunque sí ha valorado que esto se contemple para los investigadores del programa Ramón y Cajal. En cuanto a la retención de talento, Andrés Moya ha negado, en declaraciones a Efe, que esta ley lo vaya a conseguir.". (...)


"La nueva Ley de la Ciencia, entre la frustracion y el estado de excepcion laboral"

El documento debería recoger el derecho a la carrera profesional para el conjunto de funciones que incluye la actividad investigadora -científicas, técnicas y de gestión-, favorecer la movilidad y reducir la alarmante precariedad que lastra los centros públicos de investigación


"La nueva Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación. Los aspectos centrales de la ley reflejan las presiones de los sectores empresariales para reorientar al sector público hacia la trasferencia y la innovación. Ante la incapacidad de generar un tejido tecnológico potente a partir de una inversión propia sostenida y suficiente, se propone la conversión del sector público en el núcleo de la investigación finalista y aplicada." (...) Insistimos en tropezar en la misma piedra, errando el diagnóstico y confundiendo el papel de los actores. El sector público no puede actuar como motor exclusivo del tan reiterado cambio de modelo de desarrollo. Las prioridades de orden organizativo, financiero, de recursos humanos y de estrategia empresarial son las que definen a las empresas innovadoras, además de la gestión de las innovaciones tecnológicas. La interacción entre sector público y privado es imprescindible, pero debe establecerse desde el respeto a los objetivos y culturas propias de ambos sectores y dentro del marco de una planificación estratégica de las actividades de I+D+i que exige el cambio de modelo de desarrollo en nuestro país. (...)

Una ley contra los trabajadores de la investigación. Pero el principal problema de la ley se centra en los recursos humanos. Desde CC OO propusimos la incorporación al nuevo texto legal de los criterios básicos de un Estatuto del Personal de Investigación, que debía recoger el derecho a la carrera profesional para el conjunto de funciones que incluye la actividad investigadora -científicas, técnicas y de gestión-, favorecer la movilidad, y reducir la alarmante precariedad que lastra los centros públicos de investigación. Ninguno de estos objetivos se recoge en el proyecto de ley. (...). Por otro lado el proyecto de ley propone un sistema de acceso que ni siquiera recoge las escasas garantías del actual modelo Ramón y Cajal. Los investigadores que superen la evaluación podrán ver sus méritos valorados en las pruebas de acceso a puestos de personal laboral fijo -¡¡¡solo faltaría que no valieran!!!-, pero no se les aplicará el sistema retributivo de sus homólogos funcionarios. Se han desechado las propuestas sindicales de asegurar un número de contratos indefinidos equivalente al número de plazas convocadas al inicio del proceso." (...)


"La Universidad niega una plaza a un investigador que capto 400.000 euros"

El tribunal dejó el puesto vacante y calificó el proyecto del aspirante con un 1,7.


La vida del investigador universitario es incierta. Los años de doctorados, becas, proyectos pueden quedarse en nada. José Ramón Vidal, un biólogo que ha desarrollado su carrera en Francia, Estados Unidos y España, que consiguió captar 400.000 euros en proyectos nacionales e internacionales para la Universidade de Santiago (USC) como investigador principal, es un caso claro. Cuando llegó la hora de consolidar su plaza, el tribunal evaluó su proyecto con un 1,7 sobre 10 y lo dejó en el paro. La plaza fue convocada para darle a Vidal la oportunidad de consolidar su puesto, un compromiso de la USC con quienes, como él, han recibido una evaluación positiva del programa I3 del Ministerio de Ciencia e Innovación, que persigue precisamente incentivar la incorporación de los investigadores a puestos estables. Para llegar a este punto, Vidal había terminado una beca Ramón y Cajal de cinco años, una de las más exigentes que concede el Ministerio y que requiere estancias investigadoras en el extranjero. Durante ete tiempo, el biólogo se había puesto al frente de cinco proyectos, dos financiados por el Gobierno, otro por la Comisión Europea y el último por la Xunta. Además, había participado en otros proyectos. En total, además de los 400.000 euros que captó como investigador principal, participó en la consecución de más de 600.000." (...).


"Hay que sustituir las becas por contratos si queremos lograr una I+D mas competitiva”

Javier Rubio - Eccus

"El pasado 22 de febrero 2.650 investigadores españoles de todos los niveles y disciplinas firmaron una Carta Abierta que se entregó en Moncloa. El texto recogía las enmiendas presentadas a los grupos parlamentarios del Congreso y del Senado en torno a nueva ley de la Ciencia. De este escrito también nació la Plataforma Investigación Digna (PID). La ley sigue su curso en el Senado tras superar el obstáculo del Congreso con cierta solvencia. A pesar de ello, miles de investigadores de nuestro país siguen sin ver en esta norma la base de una mejora de la carrera científica. El por qué de este pesimismo nos lo explica Amaya Moro Martín, miembro de la PID. (...)

-La ley de la Ciencia sigue su trámite y ya está en el Senado para su aprobación definitiva. ¿Qué lagunas véis en este texto?

La actual redacción del Artículo 22 de la Ley reduce el nuevo contrato de Acceso al Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación a un simple contrato de cinco años, un contrato de acceso sin acceso. Esto es así porque el artículo 22 no regula que exista una “concordancia” entre el número de investigadores en contratos de acceso que hayan superado las evaluaciones que se contemplan en dicho artículo, y el número de puestos laborales fijos que se ofrecen en los centros a los que están incorporados dichos investigadores. " (...)


"El PP presenta 88 enmiendas a la ley de ciencia y aniade un nuevo contrato"

Agencia EFE.

"El PP ha presentado 88 enmiendas en el Senado al proyecto de ley de la ciencia, la tecnología y la innovación, en las que añade una cuarta modalidad de contrato para científicos y pide que en el plazo de seis meses desde la entrada en vigor de la ley se elabore el estatuto del personal investigador. (...) En las enmiendas del PP, a las que ha tenido acceso Efe, hay una de adición para que en la administración pública, organismos públicos y universidades se adecúen el número de plazas para ingreso de personal laboral fijo en cada uno de sus centros al número de investigadores con contrato de acceso al sistema español de ciencia. Con este párrafo, según el PP, se evita que el contrato de acceso sea simplemente uno de cinco años. Los populares admiten que en el texto que se aprobó en el Congreso una de las disposiciones adicionales avanzaba sobre esta cuestión, ya que aporta una solución a la problemática de los investigadores con contratos Ramón y Cajal, pero ahora se trata de "evitar que esta problemática pueda surgir en un futuro"." (...)


"La Ley de Ciencia es una oportunidad perdida"

La falta de vocaciones científicas coloca al Estado entre la espada y la pared en nuevo escenario económico. Joan Josep Guinovart presidente de la Cosce se ofrece a la comunidad escolar para solucionar los problemas hallados y reflexiona sobre la nueva Ley de Ciencia, una ley fallida antes de salir de fábrica.

Idoia Alonso - Deia

¿La nueva Ley de Ciencia va a resolver los problemas endémicos del sistema científico?

Solucionará algunos problemillas, pero no va a resolver los importantes porque es poco ambiciosa.

¿En qué sentido?

La ley se ha centrado en detalles de reglamento. Es cierto que será positiva para favorecer la transferencia de tecnología y la movilidad de investigadores entre el sector público y privado, aspecto que la anterior ley ni contemplaba porque esta cuestión no estaba en el escenario. En este sentido, la nueva Ley de Ciencia no es la ley que España necesitaba si realmente quiere hacer un cambio importante en el sistema de ciencia y tecnología. Es un pasito donde debía haber sido un gran salto adelante.

¿Qué ha quedado pendiente?

La organización profunda de los centros de investigación. Habría que haber dado al sistema mucha más flexibilidad y huir del modelo funcionarial hacia sistemas que se han demostrado mucho más eficaces dentro del propio país como los CIC (Centros de Investigación Cooperativa) del País Vasco, el CENI en Madrid o determinados centros de investigación de Catalunya. En cambio, la ley se mantiene en el sistema clásico porque ha habido presiones de una Administración a la que resulta difícil salir del modelo funcionarial, y probablemente también de los sindicatos que persiguen una gran estabilidad laboral. Esta dinámica contrasta con otros modelos muy potentes que hay en España y en el resto de Europa." (...)


"Piden que la ley de ciencia de oportunidades reales"

Agencia EFE

"La plataforma "Investigación Digna" ha pedido que la ley de la ciencia, la tecnología y la innovación incluya "oportunidades reales" para acceder al sistema de investigación en España, para lo que debe existir "concordancia" entre el número de científicos con contratos de acceso y los puestos laborales fijos. Esta plataforma, que el pasado febrero hizo llegar al presidente del Gobierno una carta de protesta firmada por más de 2.500 expertos ante el futuro "sombrío" de la ciencia española, ha remitido a la comisión de Ciencia e Innovación del Senado enmiendas con las mejoras que, consideran, se deben introducir en la citada ley." (...)


"Investigadores exigen clarificar el 'contrato de acceso' y los meritos para acceder a un puesto fijo"

Plataforma Investigación Digna Recurre.

María Márquez - Redacción Médica.

A un día de que expire el plazo de presentación de enmiendas a la Ley de Ciencia por parte de los senadores (aunque es probable que se prorrogue una semana más), la Plataforma de Investigación Digna quiere aportar dos enmiendas al artículo 22 de la norma, referentes a la “concordancia entre el número de investigadores en 'contratos de acceso' (al sistema español de ciencia, tecnología e innovación) y el número de puestos laborales fijos que se ofrecen” y al papel de “la evaluación superada en el contrato de acceso para tenerla en cuenta como méritos investigadores preferentes” de cara a la selección de personal. La portavoz de la Plataforma, Amaya Moro, espera reunirse esta semana con senadores de CiU y Entesa Catalana de Progrés (PSC, ERC, Iniciativa per Catalunya Verds y Esquerra Unida i Alternativa) para presentar sus propuestas. Por su parte, fuentes del Ministerio de Ciencia e Innovación no consideran viable establecer la garantía que buscan los investigadores para acceder al puesto fijo ya que “depende de una oposición” si bien recuerdan que son los grupos políticos del Senado los que deben considerar sus enmiendas “razonables”. Los 2.650 investigadores que engloba la citada Plataforma consideran que el artículo 22 de la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación debería incluir dos importantes modificaciones que aseguren que “el contrato de acceso al sistema español de ciencia sea creíble y competitivo”. Amaya Moro explica que, a diferencia de cómo aparece explicitado en el Programa Ramón y Cajal, aquellos investigadores contemplados en esta nueva figura contractual (‘contrato de acceso’) y que hayan superado las evaluaciones que exigen la Ley, “no tienen la garantía de que puedan optar a puestos laborales fijos”. Para ello, proponen añadir un párrafo a la norma quedando constancia de la necesidad de dicha adecuación. " (...)


"Ciencia dejo sin gastar uno de cada cuatro euros de su presupuesto"

Las subvenciones a la I+D disminuyeron en 635 millones el año pasado respecto a 2009 - Del dinero previsto para los préstamos solo se dio el 60%


"Pese al recorte sufrido en su presupuesto, el Ministerio de Ciencia e Innovación dejó sin utilizar uno de cada cuatro euros del dinero asignado en 2010. El departamento que dirige Cristina Garmendia ejecutó el 75,9% del dinero que tuvo disponible el año pasado (5.480 millones de euros), según los datos oficiales de ejecución presupuestaria, frente al 77,6% del año anterior. Ciencia resultó ser el segundo departamento que en menor medida ha gastado sus fondos, solo por detrás de Economía y Hacienda. Esto ocurrió porque quedó sin utilizarse buena parte de los préstamos dedicados al sector privado, mientras que las ayudas directas sí se ejecutaron, aunque con un notable descenso en su cuantía." (...)


"Una no tan nueva ley de la ciencia"


"Permítanme que empiece esta tribuna con una anécdota personal: cuando yo trabajaba de investigador en lexicografía griega en un instituto del CSIC, la gente me preguntaba con frecuencia que para qué valía la lexicografía griega, y yo contestaba indefectiblemente que, a mí al menos, me valía para pagar la hipoteca, lo cual era rigurosamente cierto. La actividad investigadora puede valer, en efecto, para muchas cosas, pero su razón de ser es una y solo una: se trata de aumentar el conocimiento, es decir, se trata de explorar terrenos insuficientemente explorados para dar a conocer hechos o fenómenos no conocidos anteriormente por nadie, y de intentar construir con ellos nuevas explicaciones de la realidad. Concretamente, en los ficheros del Diccionario Griego Español del CSIC quedan decenas de palabras, hasta entonces desconocidas, que yo fui sacando de la paciente lectura de papiros griegos, palabras que no figuraban en ningún diccionario hasta entonces publicado y que pueden contribuir, modestamente, a ampliar el conocimiento existente sobre una lengua y una cultura de la antigüedad. Los que nos dedicamos a la investigación científica tenemos muy claro que el objetivo principal de la ciencia es, precisamente, aumentar sin más el conocimiento humano y nos resulta por ello muy extraño que una ley llamada de "la ciencia, la tecnología y la innovación" no lo contemple como tal entre los 13 objetivos que enumera en su artículo 2. (...)


"Investigadores en la cuerda floja"

La reforma de la Ley de la Ciencia no tranquiliza a los científicos. Piden más garantías para la carrera investigadora


"Mentes brillantes. Mucha vocación. Alta cualificación. Dedicación plena y evaluación de por vida. Es la radiografía de los científicos e investigadores del mundo, los mismos que con sus logros hacen que los países y la humanidad avancen. En el caso de los españoles, su desarrollo está más limitado. «No por la falta de talento», según apuntan desde plataformas como la Federación de Jóvenes Investigadores e Investigación Digna, sino porque «el modelo actual de investigación está en crisis». Los expertos lo tachan incluso de «tercermundista» y, según atisban, la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, que el pasado miércoles se aprobó en el Congreso de los Diputados, no augura muchas esperanzas para la carrera investigadora." (...)


"Una ley de ciencia poco ambiciosa"


"La Ley de la ciencia aprobada ayer en Comisión ha mejorado respecto al anteproyecto que entró en el Congreso y representa un paso adelante en algunos aspectos que necesitaban una urgente puesta al día, pues no estaban cubiertos por la ley de 1986. Notablemente facilitará las actividades de transferencia y la movilidad de personal entre los sectores público y privado. Sin embargo, el texto es poco ambicioso y no es el gran salto adelante que la comunidad científica esperaba y necesita. En este sentido ha sido una oportunidad perdida para desburocratizar el sistema de I+D. Si bien permite la existencia de modelos alternativos, el modelo por defecto sigue estando basado en el funcionariado, ignorando experiencias que demuestran la superioridad de otras fórmulas. El aspecto más negativo es probablemente que su aprobación aplazará, sin duda, la promulgación de una ley futura que realmente plantee los cambios necesarios para darle competitividad internacional a la ciencia española. " (...)


"Se aprueba la nueva Ley de Ciencia pese a las fuertes criticas del colectivo investigador"

Diario Juridico

"La comisión de Ciencia e Innovación del Congreso de los Diputados aprobó ayer por la tarde la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, la nueva ley de ciencia, después de más de dos años de trámites pese a las criticas del colectivo investigador. Este texto legislativo fue refrendado por todos los grupos políticos menos IU e ICV, que aunque no tienen representación en dicha comisión rechazaron el texto porque señalan que empeora la carrera investigadora A pesar del apoyo mayoritario de una ley “necesaria”, como han reconocido la mayoría de los portavoces, porque suple a la Ley de Investigación Científica y Tecnológica de 1986-, la nueva norma no satisface a los investigadores, las sociedades científicas, ni a las universidades." (...)


El sector ve avances en la nueva ley de ciencia, pero no suficientes"


"Las sociedades científicas y de innovación y los centros tecnológicos creen que el proyecto de ley de la ciencia, la tecnología y la innovación aprobado ayer mejora el texto inicial, si bien aún quedan cosas por corregir, una posición que no comparte CCOO que asegura que éste empeora la carrera investigadora. En declaraciones a Efe, el presidente de la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE), Joan Guinovart, ha dicho que el texto acordado en la Comisión de Ciencia e Innovación del Congreso con el apoyo de todos los grupos menos IU e ICV es "mejor que el que entró", aunque "sigue siendo poco ambicioso"." (...)


RNE - Entrevista a la Ministra de Ciencia e Innovacion Cristina Garmendia y a la Plataforma Investigacion Digna

Programa 24 Horas - RNE.

"Entrevistamos a la Ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia y a Amaya Moro-Martín, astrofísica y portavoz de la Plataforma Investigación Digna. También hablamos con Manuel Acero, Presidente del Instituto de la Ingeniería de España, sobre la situación que atraviesa Japón."


RNE - Debate sobre la Ley de la Ciencia con la Plataforma Investigacion Digna

Programa Puntos de Vista - RNE.

"Comenzamos Puntos de Vista conversando con Amaya Moro y Andrés Moya, investigadores que integran la plataforma por un investigación digna, que reclama que la ciencia en España tenga un respaldo económico continuado."


"El Congreso aprueba la nueva ley de ciencia"

Ha sido aprobada por mayoría en la Comisión de Ciencia del Congreso. Solo ha sido rechazada por IU e ICV porque "empeora la carrerra investigadora". La nueva ley sustituye al único texto vigente sobre la materia creado en 1986


"La comisión de Ciencia e Innovación del Congreso de los Diputados ha aprobado este miércoles la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, la nueva ley de ciencia, después de más de dos años de redacción, consultas y trámites. Ha sido aprobada por todos los grupos políticos menos IU e ICV, que aunque no tienen representación en dicha comisión, han rechazado el texto porque "empeora la carrera investigadora". A pesar del apoyo mayoritario de una ley "necesaria", como han reconocido la mayoría de los portavoces, porque sustitye a la Ley de Investigación Científica y Tecnológica de 1986-, la nueva norma no satisface a los investigadores, las sociedades científicas, ni a las universidades." (...)


"La ley de ciencia se aprueba con el futuro de los investigadores en el aire"

J. V. Echague - La Razón

"Tras dos años de redacción, cerca de 500 enmiendas y diversos cambios en su contenido el Congreso de los Diputados ha aprobado la Ley de Ciencia. El texto pone al día cuestiones que no estaban presentes en la anterior ley de 1986, como es la inclusión de la innovación dentro del sistema español. Sin embargo, el futuro de los investigadores, marcado por la precariedad, seguirá en el aire una vez aprobado el anteproyecto. El texto ha recibido el apoyo de todos los grupos parlamentarios, salvo IU e ICV." (...)


"El Congreso aprueba la Ley de la Ciencia y pasa al Senado"

Diez meses de trámite parlamentario no han variado el aspecto fundamental de la carrera científica


"La Comisión de Ciencia y Tecnología del Congreso ha aprobado la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación que fue remitida por el Gobierno al Parlamento en mayo del año pasado y que ahora pasa al Senado. El plan es que la nueva Ley entre en vigor en mayo, en cualquier caso antes del verano. Las modificaciones realizas en el Congreso respecto al texto aprobado por el Gobierno se centran principalmente en la parte de innovación, en concreto en los aspectos de elaboración de estrategias y el reconocimiento de los sistemas de I+D+i de las comunidades autónomas, sin alterar el tema clave de la creación de una carrera científica." (...)


"Los jovenes desprotegidos por la ley de ciencia"


"La Ley de Ciencia será aprobada el próximo miércoles en el Congreso con el apoyo de todos los grupos salvo el PP, que se reserva. Tras casi dos años en proceso de redacción, consultas y tramitación, la norma ha creado un gran revuelo entre muchos colectivos científicos que se quejan de la «poca efectividad» que tendrá a largo plazo. Enriq Pallé, investigador y miembro de la Plataforma de Investigación Digna, cree que la ley tendrá aspectos positivos como la colaboración público-privada para la I+D+i, pero se deja en el tintero puntos muy importantes como la mejora de las condiciones laborales de un sector que ha ido sufriendo poco a poco las consecuencias de los recortes fiscales". (...)


"El nuevo manuscrito encontrado en Zaragoza... sobre la Ley de la Ciencia"

JAVIER LOPEZ FACAL - Tribuna: El Pais.

"No se alarmen ustedes, al menos todavía, que no me estoy refiriendo a un nuevo texto gótico, lleno de sorprendentes aventuras y excitantes picardías, como el de Jan Potocki, sino a un documento, quizá algo menos turbador, pero igualmente estimulante, debido a su libertad de expresión y a su frecuente audacia crítica. Me refiero a un libro coeditado por la Fundación IDEAS y la Red CTI del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), con el poco incitante título de Funciones y organización del sistema público de I+D en España." (...)


"“La Ley de Ciencia es una oportunidad para definir de forma clara la carrera de los investigadores”"

Confían en que la futura Ley de la Ciencia incluya las reclamaciones que han presentado a los grupos parlamentarios

ENRIQUE PITA - Plublicación de Tecnología Sanitaria.

"Cuando parece que desde la Administración pública, tanto Gobierno central como autonómicos, reivindican la necesidad de un cambio de modelo productivo, primando la ciencia y la innovación como elementos clave, los investigadores españoles protestan por su situación y por los recortes presupuestarios que ha sufrido el sector en los últimos años. Esta situación ha llevado a la Plataforma por una Investigación Digna a recoger firmas entre los científicos españoles y trasladarlas al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, acompañadas de una serie de reivindicaciones para mejorar la estabilidad laboral del colectivo y reclamar mayores y mejores inversiones." (...)


"Spanish researchers campaign to change science law"

Draft bill is inadequate on career structures, say researchers.


"Two-and-a-half thousand Spanish scientists, including 150 full professors and four research-centre directors, have sent a petition to José Luis Rodríguez Zapatero, the country's prime minister, asking for changes to a science and technology law currently being debated in the country's parliament." (...)


"Los cambios en la Ley de Ciencia no detendran la fuga de cerebros"

El Gobierno incluye una disposición adicional para retener a los investigadores Ramón y Cajal que es insuficiente para evitar la sangría


"El Programa Ramón y Cajal nació en 2001 para atraer hacia la ciencia española a los cerebros más brillantes de todas las disciplinas científicas. Durante los años de bonanza económica, ha funcionado bien y los 250 científicos que conseguían este tipo de contrato cada año se quedaban en el sistema científico español, tal y como contemplaba el programa. Sin embargo, la crisis ha reducido la oferta pública de empleo y se ha llevado consigo la promesa de ofrecer una plaza de investigador a estas mentes brillantes." (...)


"La Universidad que viene: profesores por puntos"

El nuevo Estatuto del Personal Docente e Investigador olvida que el verdadero motor del progreso es la búsqueda de la calidad, vinculada al esfuerzo y al mérito. No cabe más enmienda que a la totalidad


"Se conoce ya el Borrador ministerial del Estatuto del Personal Docente e Investigador (PDI) de las universidades públicas españolas, que pretende regular la llamada carrera docente. Esta tendría tres grados horizontales (una contradictio in terminis, por cierto) de profesores titulares y de catedráticos que se alcanzarían acumulando puntos según un baremo, en una especie de carnet por puntos del docente universitario. Uno pensaba, ingenuamente, que ya había reglamentación más que de sobra. Pero lo peor es que el Borrador es un ejemplo más de una perversidad a la que los legisladores educativos nos tienen acostumbrados: un preámbulo más o menos aceptable ("el profesor ha sido, sigue siendo y debe seguir siendo un investigador, un generador de conocimiento y no un mero transmisor", declara enfáticamente), seguido de una insufrible normativa (¡46 páginas!) contraria a los elevados principios iniciales. Aunque el preámbulo también genera inquietud, pues habla de la "carrera funcionarial basada en la obtención de méritos docentes o investigadores", algo que redefiniría el actual personal docente (PD) e (no o) investigador (I). El resto confirma los presagios: la investigación sólo vale 50 puntos de un total de 200; 120 puntos acreditan como catedrático y 140 dan un cuarto grado "de excelencia". Todo baremo es malo, pero el del Borrador permite llegar a catedrático, incluso "excelente", con cero en investigación (o con cero en innovación y transferencia de conocimiento, importantes en áreas tecnológicas). ¿Es así como el Ministerio de Educación pretende mejorar nuestras universidades, que retroceden en las clasificaciones internacionales?" (...)


"La Ley de Ciencia entra en la recta final"


"La Ley de la Ciencia ha entrado ya en la recta final. Después de muchos meses en los que el documento ya estaba a punto de publicarse, el parlamento debate estos días los últimos flecos de su redacción . Fuentes cercanas a la Comisión de Ciencia e Inovación del Congreso aseguran que se prevé su finalización para antes del final de marzo. Pero ese sprint final no está exento de dificultades. Mientras algunos sectores que se verán afectados, como las Universidades, aplauden la futura Ley de la Ciencia, la Innovación y la Tecnología y señalan que aportará muchas ventajas para la investigación y el funcionamiento universitario, otros grupos de investigadores indican que aún tiene algunas carencias." (...)


"El Gobierno deja sin gastar la tercera parte del presupuesto destinado a I+D"


CARLOS SANCHEZ - El Confidencial.

"l presupuesto del Ministerio de Ciencia e innovación comienza a tener algo de virtual. El último año sólo gastó el 73% del dinero que tenía asignado en los presupuestos generales del Estado, pero es que sólo ha pagado el 64% de las obligaciones reconocidas. Incluso si se comparan los pagos efectivamente realizados con el crédito inicial, el porcentaje de cumplimiento del mandato presupuestario aprobado por el parlamento baja hasta un increíble 46%. Esto quiere decir que el ministerio destinado a promover un nuevo modelo de crecimiento económico sólo ha pagado menos de la mitad de lo aprobado por el Congreso." (...)


"La Plataforma Investigacion Digna presenta sus reivindicaciones a Zapatero"

Confían en que la futura Ley de la Ciencia incluya las reclamaciones que han presentado a los grupos parlamentarios

ENRIQUE PITA - Redacción Médica - Publicación de Tecnología Sanitaria.

"Cuando parece que desde la Administración pública, tanto Gobierno central como autonómicos, reivindican la necesidad de un cambio de modelo productivo, primando la ciencia y la innovación como elementos clave, los investigadores españoles protestan por su situación y por los recortes presupuestarios que ha sufrido el sector en los últimos años. Esta situación ha llevado a la Plataforma por una Investigación Digna a recoger firmas entre los científicos españoles y trasladarlas al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, acompañadas de una serie de reivindicaciones para mejorar la estabilidad laboral del colectivo y reclamar mayores y mejores inversiones." (...)


"Cientificos envian al Congreso una propuesta de enmienda a la Ley de la Ciencia para la estabilizacion de contratos "

Europa Press.

"La plataforma 'Investigación Digna' ha enviado a los grupos parlamentarios presentes en la Comisión de Ciencia e Innovación del Congreso de los Diputados una modificación a la enmienda 303 al borrador de la Ley de la Ciencia y la Tecnología --presentada por el Grupo Popular-- para que en ella se contemple "la estabilización automática en los contratos de los investigadores"." (...)


"La ciencia en Espania, una carrera de obstaculos "

Fracaso del Programa Ramón y Cajal


"Hace ahora 10 años que comenzó el Programa Ramón y Cajal, que nació con el objetivo de atraer hacia la ciencia española a los cerebros más brillantes de todas las disciplinas científicas. Según opinan algunos investigadores que han formado parte de la iniciativa, ha funcionado correctamente. Pero eso ha sido durante los años de bonanza económica. La crisis ha acabado con el sueño de que España sea uno de los objetivos atractivos para los mejores investigadores del mundo. Para los científicos que consiguen una de las 250 plazas anuales, el programa Ramón y Cajal supone un contrato de cinco años y el compromiso de los centros de investigación de crear un puesto de trabajo permanente adecuado para el perfil de cada investigador Ramón y Cajal, eso sí, puesto que debían ganar en competencia con cualquier investigador que quisiera optar a la plaza. Pero los ajustes presupuestarios del Gobierno y la reducción del empleo público ha dejado en evidencia al programa estrella de la ciencia española." (...)


"Carta abierta de un cientifico sin complejos"


"Algunos políticos creen que el único motivo de la ciencia y la tecnología es crear nuevos procesos productivos, nuevas empresas, nuevos puestos de trabajo. Creen que algo llamado “ciencia aplicada” se lo puede conseguir, y que es como un café de máquina: se echa una moneda, y a los pocos minutos tienes la bebida calentita en el vaso. Como contraposición, se inventan una cosa llamada “ciencia básica”, que para ellos suele ser todo lo que no tenga aplicación productiva inmediata. Amazings todavía colea con los comentarios de Sarah Palin: “Las subvenciones se van en investigaciones que no sirven para nada, como esos estudios con la mosca de la fruta…“ Por supuesto, si luego llega una plaga de mosquito tigre a su Estado y necesita saber cómo combatirlo, esos estudios que no sirven para nada le vendrán de perlas, pero mientras tanto, queda bonito eso de erigirse en adalid del despilfarro." (...)


"La rebelion de los cientificos"

Por el futuro de la ciencia en Espania


"MADRID-Los importantes recortes en investigación en los dos últimos años y la drástica disminución de plazas han provocado la rebelión de los científicos españoles. Cerca de 2.500, entre ellos responsables de institutos científicos relevantes o universidades, han creado la plataforma Investigación Digna para protestar por los brutales recortes de fondos a la I+D y pedir un pacto por la ciencia, convencidos de que, si no hay un cambio, se producirá una «emigración forzosa» de los científicos. Para defender sus tesis, Investigación Digna entregó ayer en Moncloa un documento firmado por 2.463 investigadores de todos los niveles entre los que hay 77 profesores del CSIC, 68 catedráticos, tres directores de centros del CSIC, un decano, un rector y 15 investigadores en puestos relevantes–, en el que plantean un futuro «sombrío» para la ciencia española." (...)


"Los jovenes y los recortes en investigacion "

ISABEL MERIDA - Cartas al Director - El País.

"adie parece darse cuenta de la realidad. Que los que van a sacar al país de la crisis no son Zapatero, ni Rajoy, ni ninguno de los políticos que copan los medios con sus eternas rencillas. No señores, el motor del país son las nuevas generaciones que se forman en las áreas punteras de la ciencia y la tecnología, los que apuestan por invertir tiempo y esfuerzo en carreras, másteres y tesis, los que están dispuestos a irse al extranjero para aprender con los mejores, los que saben lo que hace falta cambiar para transformar a la España de fútbol y fiesta por un país moderno y competitivo." (...)


"Ciencia en crisis (economica) "

El cacareado impulso al cambio de modelo productivo va topándose con la realidad. Y esta no es otra que el pan para hoy traducido en forma de recortes presupuestarios a todos los niveles, se está imponiendo al futuro. Difícilmente va a lograrse algo positivo si sus actores, los científicos, pasan hambre y retroceden a posiciones previas a 2007.


"Estaba cantado que la ciencia española, y en general todo el sistema de I+D, iba a ser uno de los perjudicados con la crisis económica. Se sabía desde el mismo momento en el que Cristina Garmendia, ministra de Ciencia e Innovación, aseguró por primera vez, hace ya más de dos años, que los presupuestos no se iban a tocar y que los ajustes, necesarios, no se iban a dejar notar en la financiación de proyectos de investigación." (...)


"Los menores de 32 anios podran sumar dos de cotizacion por becas"


"Los becarios dejarán de ser invisibles para la Seguridad Social, aunque en condiciones algo más estrictas de lo anunciado. La reforma de las pensiones permitirá considerar como cotizados hasta dos años por las becas remuneradas, con un requisito de edad hasta ahora desconocido: ser menor de 32 años cuando entre en vigor la ley. Así lo establece el anteproyecto sobre pensiones, al que ha tenido acceso este periódico y que en pocas semanas llegará al Congreso. El cotizante que acceda al derecho tendrá que abonar a la Seguridad Social las cuotas correspondientes al periodo durante el que se percibió la beca.

La posibilidad de apuntarse hasta dos años cotizados por haber participado en "programas de formación financiados por organismos o entidades públicas o privadas" -que hayan tenido lugar cuatro años antes de que la reforma entre en vigor- constituye una de las principales novedades de la reforma de pensiones. También que las empresas y la Administración tengan que cotizar por los becarios desde que se aplique la reforma.

Con la reforma de pensiones, que entrará en vigor en 2013, esos dos años cotizados permitirán, por ejemplo, jubilarse a los 65 a un trabajador que solo alcance los 38,5 años exigidos para retirarse a esa edad si suma la beca. En caso contrario, la nueva referencia legal se fijará en 67 años una vez culminado el periodo transitorio de la reforma". (...)


"El preocupante futuro de la ciencia en Espania"


"En una carta abierta que publican en, los científicos indican que la ciencia en España ha sufrido recortes drásticos en los últimos 2 años, con la escusa de la crisis económica; un recorte medio en los presupuestos del 16%, que para los llamados OPIs (Organismos Públicos de Investigación) fue superior al 30%. La situación genera una pérdida de credibilidad de nuestro país como potencia científica y un descenso presente y futuro en la competitividad, y todo ello en una época que el gobierno socialista presentaba como adalid de su política científica un cambio del modelo productivo actual a uno basado en el conocimiento. Gran decepción." (...)


"Garmendia dice que no conoce 'de primera mano' la carta de protesta de los investigadores"

La ministra asegura que 'no se han puesto en contacto con el Ministerio'. Afirma que habrá una oferta de empleo suficiente para algunos 'Ramón y Cajal'

Europa Press.

"La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, ha asegurado que no conoce "de primera mano" la carta que este martes han entregado investigadores españoles al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y que lleva como título 'Por una investigación digna'. Además, afirma que tampoco ha tenido contacto con estos investigadores porque "no se han puesto en contacto con el Ministerio"." (...)


"Mas de 2.000 cientificos firman una carta a Zapatero en defensa de su futuro"


"Una representación de investigadores de todos los ámbitos y disciplinas ha entregado este martes en La Moncloa una carta para que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, conozca de primera mano sus inquietudes y preocupaciones acerca del futuro de la investigación en España." (...)


"Contra el recorte de I+D y la Ley de la Ciencia"

Casi 2.500 científicos han firmado una 'Carta abierta por el futuro de la Investigación en España', que se presentará en Moncloa.


"En los últimos años, utilizando como argumento la actual crisis económica, la investigación española ha sufrido unos recortes presupuestarios drásticos. Mientras que el recorte medio ha sido de un 16%, los Organismos Públicos de Investigación han visto recortado su presupuesto alrededor de un 30%", declara la Carta abierta por el futuro de la Investigación en España, lanzada por la Plataforma Investigación Digna y firmada ya por 2.463 científicos de todos los niveles, desde becarios y técnicos hasta investigadores de alta responsabilidad. La carta se entregará en Moncloa (Presidencia del Gobierno). Es una iniciativa que pretende recoger inquietudes y propuestas sobre dos cuestiones clave que preocupan ampliamente en la comunidad científica y de las que se han hecho eco distintos foros: el recorte presupuestario y la reestructruación del sistema de gestión de la I+D para ganar eficacia. La Ley de la Ciencia y la Innovación, que aprobó el Gobierno hace un año y que desde entonces está en trámite parlamentario, es "deficiente en cuanto al diseño de la carrera investigadora", dice la carta. El contenido de la misma, explican sus promotores, será discutido con representantes de los grupos parlamentarios en la Comisión de Ciencia y Tecnología del Congreso de los Diputados.

La reducción del presupuesto de I+D "implica una pérdida de credibilidad y competitividad de la política científica española", dice la carta. "Especialmente preocupante ha sido la drástica reducción y casi desaparición de oportunidades para que los investigadores puedan estabilizarse laboralmente (un recorte del 90% en el número de plazas en el caso del CSIC). Esta reducción golpea con crudeza no sólo a los investigadores con contratos Ramón y Cajal, que ya han superado numerosos procesos de evaluación y selección, sino también a los postdoctorales en etapas previas, que se han visto afectados por el escaso número de contratos de acceso al sistema". (...)


"Espana obliga a sus jovenes cerebros a fugarse al extranjero"

Fracaso del Programa Ramón y Cajal. La falta de fondos deja sin puesto de trabajo a la mitad de los investigadores del programa estrella para atraer talento científico a España.


El astrofísico Jorge Sanz Forcada ha pasado casi ocho años investigando fuera de España. Más de tres de ellos en la Universidad de Harvard (EEUU), dos y pico en Italia cno un contrato Marie Curie y otros dos en la sede holandesa de la Agencia Espacial Europea. Ha publicado más de 60 publicaciones científicas, habla tres idiomas y colabora con algunos de los investigadores más reputados del mundo en su campo de investigación. Como muchos otros científicos punteros regresó a España de la mano del programa Ramón y Cajal, puesto en marcha en el 2001 con el objetivo de atraer hacia la ciencia española a cerebros de todas las disciplinas. El proyecto suena bien y, según opinan algunos colegas de Jorge, ha funcionado correctamente. Pero eso ha sido durante los años de bonanza económica. La crisis ha acabado con el sueño de que España sea uno de los objetivos atractivos para los mejores investigadores del mundo. Para los científicos que consiguen una de las 250 plazas anales, el programa Ramón y Cajal supone un contrato de cinco años y el compromiso de los centros de investigación de crear un puesto de trabajo permanente adecuado para el perfil de cada investigador Ramón y Cajal, eso sí, puesto que debían ganar en competencia con cualquier investigador que quisiera optar a la plaza. Pero los ajustes presupuestarios del Gobierno y la reducción del empleo pública ha dejado en evidencia al programa estrella d ela ciencia española. (...)


"Juventud, maldito tesoro"

En la investigación científica hay que identificar a los genios cuando aún no han eclosionado. En cambio, en España exportamos personas en cuya formación se han gastado cuantiosas sumas y puesto esperanza.


Pienso en esto mientras leo las encuestas que señalan que España tiene la tasa de paro más alta de la Unión Europea para menores de 25 años: algo más del 40%. Y enlazo esta noticia con la recientemente acordada ampliación de la edad de jubilación. ¿Cuándo llegarán a tener derecho a esas jubilaciones esos jóvenes que se adentran en la treintena sin haber podido cotizar a la Seguridad Social, o habiéndolo hecho durante muy poco tiempo? ¿De qué futuro serán ciudadanos?

Algunos, cada vez más, de un futuro en otras tierras. Estoy pensando en las ofertas de trabajo que otros países (notablemente Alemania) están haciendo a nuestros jóvenes. Y ahora es diferente a otros tiempos; ahora, exportamos personas en cuya formación España ha gastado cuantiosas sumas y puesto esperanzas: la esperanza de un futuro mejor, más próspero.

"Prosperidad" es una palabra poliédrica, engañosa. Vivimos durante unas décadas prosperando; una vieja nación que retomaba con energía su camino tras casi medio siglo retrasada. Retrasada en lo político, pero también en aquello que más contribuyó a configurar el siglo XX: la ciencia y la tecnología.

Aunque se ha hablado mucho de esta cuestión, querría añadir aquí algunos detalles relacionados con el asunto que me ocupa ahora, el de la juventud. Para ello, recordaré un episodio de la historia de un centro científico de excelencia: el Laboratorio Cavendish de Cambridge (Inglaterra). Fundado en 1871, este laboratorio tuvo como primer director a James Clerk Maxwell (1831-1879), una de las glorias de la ciencia universal. Cuando falleció, la Universidad ofreció el puesto a otro científico sobresaliente, lord Rayleigh (1842- 1919), pero en 1884 este dimitió: quería dedicarse a sus investigaciones y poseía medios económicos suficientes para hacerlo de forma privada. La Universidad anunció entonces que aceptaría candidatos para el puesto. Se presentaron cinco candidaturas: Richard Glazebrook (1854- 1935), Joseph Larmor (1857-1942), Osborne Reynolds (1842-1912), Arthur Schuster (1851-1934) y Joseph John Thomson (1856-1940). A pesar de no ser el más conocido ni el que contaba con más experiencia, el elegido fue Thomson. Tenía entonces 28 años y daría décadas de gloria a su Universidad. Bajo su dirección, el Cavendish se estableció como uno de los laboratorios líderes en la física mundial (el propio Thomson identificó allí, en 1897, al electrón como la carga eléctrica elemental, un trabajo que le reportó el Premio Nobel de Física en 1906). (...)


"La ciencia espanola esta enferma y malnutrida"

Análisis de los presupuestos de I+D.


"Empezamos el año 2010 en una situación mala y en 2011 estamos peor", asegura Joan Guinovart, presidente de la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE) y director del Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona. Así arrancaba la presentación del ya tradicional análisis de la partida de los presupuestos generales de Estado (PGE) destinada a investigación. "Cuando se presentaron los presupuestos del año 2010, todos los investigadores esperábamos que en 2011 mejorara la situación", explica Guinovart, "pero si en 2010 nos sometimos a una cura de adelgazamiento y muchos institutos de investigación sobrevivieron gracias a las 'reservas de grasa', en 2011 la ciencia entra en un periodo de malnutrición y de enfermedad". Aurelia Modrego, secretaria ejecutiva de la Comisión de la COSCE para el estudio de los PGE, aseguró que, para acabar con esa enfermedad es necesario aplicar "un tratamiento de choque", que pasaría por la creación "urgente" de una Agencia Estatal de Investigación y la recuperación de la senda de aumento inversor en ciencia rota desde el año pasado.

Tendecia de disminución del gasto en I+D

Guinovart, por su parte, ha lamentado el descenso de recursos públicos dedicados a I+D+i en los últimos presupuestos de un 7,38% en términos corrientes y de en torno al 10% en términos constantes, añadida la inflación prevista. Gasto que lleva desde 2008 una preocupante tendencia de disminución. El presidente de la COSCE, organismo que aglutina a más de 30.000 científicos españoles, ha lamentado la desaparición de "aquella atmósfera de excitación" creada en los años de bonanza económica en España en la comunidad científica, cuando las inversiones públicas aumentaban progresivamente, al contrario de lo que ocurre ahora. (...)


"Nueva hornada de investigadores en Espana"

Si el sistema nacional no es capaz de absorber a 250 científicos altamente cualificados cada año, es que existe un problema estructural serio, a alguien le faltan ideas, y no hemos hecho bien los deberes.


Se acaba de cerrar el plazo para solicitar un contrato del programa Ramón y Cajal, el buque insignia de la ciencia española para recuperar cerebros fugados y evitar con ello derrochar el dineral que nos costó a todos su formación. En unos pocos meses se resolverá la nueva convocatoria, y una nueva hornada de 250 investigadores tendrán que decidir entre quedarse produciendo riqueza en centros de investigación extranjeros, como Oxford o Princeton, o integrarse en universidades como Murcia o Lleida para contribuir al sistema español de ciencia y tecnología.

De las experiencias que han llegado a la ANIRC (Asociación Nacional de Investigadores Ramón y Cajal) de los ya diez años de programa se pueden extraer -además de varias novelas- algunas conclusiones que pueden resultar interesantes para los que se estén pensando volver. Por otro lado, por su diseño y objetivos, el programa Ramón y Cajal es un buen indicador del estado de la investigación nacional: los problemas con que se encontrarán los nuevos, el entorno en el que deberán desarrollar su labor, y las pistas sobre cómo culminar con éxito el contrato de cinco años, ofrecen un mapa -todo lo fragmentario que se quiera- de los ecosistemas de la ciencia española. Recorrer en paralelo ambos aspectos, el de qué hacer si se obtiene un contrato Cajal, y el medio ambiente en que se desarrollan dichos contratos, es una buena manera de proporcionar una cierta radiografía de la ciencia en nuestro país.

La primera clave resulta ser el centro. Un Cajal es un paracaidista. Alguien desconocido, pagado por el ministerio, que le cae del cielo a un grupo de investigación con el objetivo de reforzarlo. El éxito de un contrato Cajal depende críticamente de donde se caiga, y con qué pie se aterrice. Los datos de las últimas promociones dicen al respecto que empecinarse en ir a un centro en el que a uno no le quieren es garantía de fracaso. También, que hacerse con un hueco en los grandes centros de Madrid y Barcelona es más difícil que en las universidades pequeñas, y que en el CSIC y otros organismos públicos de investigación (OPI) hay un tapón importante de Cajales que sólo puede engordar en el futuro, dada la raquítica oferta de empleo público de los años pasados. Afortunadamente, como cada año hay más ofertas de centros a los que incorporarse que candidatos, se puede elegir hasta cierto punto, aunque no siempre se pueda ir a donde a uno le gustaría, a tu ciudad de origen, o donde se encuentran los mejores en tu campo. (...)


"O Espana invierte en I+D o se estancara"

ENTREVISTA: ROBERT-JAN SMITS - Director general de Investigación de la CE.


El holandés Robert-Jan Smits ha llegado a la gestión de la política de ciencia e innovación de la UE en una situación complicada, en plena crisis, pero está convencido de que lo inteligente para salir de ella es más ciencia, más investigación y más innovación. A sus 52 años, tiene una larga experiencia en política científica comunitaria y, desde hace seis meses, es el director general de Investigación e Innovación en la Comisión Europea, cargo que desempeñaba el español José Manuel Silva. En la UE es cada vez mayor la distancia entre países avanzados y menos avanzados en I+D (Alemania, por ejemplo, aumenta su inversión pública este año en un 7%), advierte Smits, quien la semana pasada participó en la jornada Grandes retos de la UE en investigación e innovación, organizada por el CSIC en Madrid. "España está en la encrucijada; tiene que elegir entre invertir para ir hacia una economía basada en el conocimiento o estancarse", añade.

Pregunta. La UE no ha cumplido su objetivo del 3% del PIB de gasto [público y privado] en I+D en 2010. ¿Es por la crisis o era demasiado optimista el plan?

Respuesta. Obviamente, no se ha logrado, estamos en el 2%. Pero, después de un gran debate en la Comisión Europea, hemos decidio mantener el objetivo: primero, porque abandonarlo sería abandonar el impulso a la investigación; segundo porque se daría un mensaje a Cristina Garmendia y al resto de los ministros de que vayan a su aire, sin un objetivo común; y tercero, porque el presidente Obama ha anunciado que asume el objetivo del 3% y EE UU realmente se está acercando. (...)


Espana continua en el furgon de cola de la I+D en Europa

La CE insta a invertir más dinero, público y privado, en investigación.


La Comisión Europea ha publicado su informe anual sobre la situación de la Investigación en Europa en relación con las inversiones que se destinan a este capítulo y una vez más España continúa por debajo de la media europea tanto en inversión estatal, de las empresas y en resultados económicos obtenidos de la investigación, según un indicador mixto elaborado por Bruselas en el que se analizan 25 variables. Nuestro país se encuentra encuadrado, según la CE, en los “innovadores moderados”, la tercera de cuatro categorías, donde están países como Grecia, Hungría y Portugal, todos por debajo de la media de la Unión Europea. La primera categoría es la de “campeones de la innovación” y es donde está Dinamarca, Finlandia, Alemania y Suecia. El segundo grupo, que es el que ronda la media, es el más numeroso y es donde están entre otros Francia y Reino Unido. Los que están más atrasados en cuanto a inversión en Investigación son los “innovadores modestos”, donde se encuentran Bulgaria y Rumania entre otros. (...)


Garmendia afirma que en 2012 desaparecera el estatus de 'becario' para los investigadores

Espera que la Ley de Ciencia se apruebe en marzo.

Europa Press - El Mundo.

La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, espera que la futura normativa de Ciencia, Tecnología e Innovación, ahora en fase final de su trámite parlamentario, sea aprobada este próximo mes de marzo y con ella, la desaparición del estatus de 'becario' al comienzo de la carrera científica de los investigadores, a partir de 2012. En una entrevista concedida a Europa Press, la titular de Ciencia ha especificado que la supresión de esta primera escala científica dependerá de la tramitación parlamentaria, ahora en curso, porque el anteproyecto de ley ya lo recoge a partir de 2012. Es más, ha aclarado que, si se aprueba como tal, tendrá efecto a partir de esta fecha porque muchas de las convocatorias son de carácter plurianual. Respecto a la futura Agencia Estatal de Investigación, diseñada como agente de financiación y gestión de los programas en el proyecto de ley, Garmendia ha mostrado su deseo de que sea aprobada para finales de 2011 o principios de 2012. "Será un gran instrumento para el sistema científico español y estamos analizando todos los modelos internacionales de éxito. Queremos que sea una gran agencia", ha puntualizado. En este sentido, ha detallado que la creación de la misma supondrá la conversión de una de las direcciones generales del ministerio en agencia, de forma que su departamento seguirá trabajando en las políticas en materia de I+D, pero no gestionará de manera directa los presupuestos. (...)


Los investigadores denuncian el 'holocausto' de la Ciencia

Recortes en Galicia, Cataluña, Andalucía, Castilla-León, Canarias y Madrid. Campaña en contra del borrador de la Ley de Ciencia y Tecnología.


Los recortes que está sufriendo la investigación en España está levantando en armas a los científicos, tanto jóvenes y veteranos, que desesperan al ver truncados sus proyectos y sus carreras, lo que contradice que exista una apuesta por el I+D para salir de la crisis. La Federación de Jóvenes Investigadores ( denuncia la "estocada de muerte" que se ha dado a la Ciencia en los presupuestos de cinco comunidades autónomas. La última en sumarse al recorte ha sido Galicia, donde contratos y programas de ayudas destinadas a los que ahora inician su carrera científica han paasdo de las 644 que se ofrecían en 2007 a las 15 previstas para este año. Ya en años anteriores otras autonomías iniciaron el 'tijeretazo'. En la Junta de Castilla y León, las ayudas se redujeron un 50% el año pasado; la Generalitat de Cataluña optó por subir un 480% las tasas de doctorado; en Andalucía, el Gobierno ha eliminado los contratos-puente y los de perfeccionamiento en el extranjero; y en Madridhan desaparecido los contratos para realizar tesis doctorales. Ahora le toca el turno a Galicia, donde, además, este año acaba el Plan Gallego de Investigación, Desarrollo e Innovación (Incite), y la Federación no tiene noticia que haya un sustituto. Acusa a la Xunta de promover "la precariedad laboral" con la convocatoria de pocas plazas y, además, sin garantías de que vayan a ser estables. "Llama la atención de que el mismo gobierno gallego haya adjudicado campañas publicitarias sobre educación e investigación por valor de 1,5 millones de euros. Con esa cantidad se hubieran financiado en 2011 hasta 37 plazas para seniors", acusan. (...)


Intervencion en el Acto “Cientificos y universitarios ante la crisis” en la Sede Central del CSIC

UN CIENTIFICO - Sede Central de CSIC.

Estimado Presidente del Gobierno, estimada Ministra de Innovación, Ciencia y Tecnología, estimados ex-ministros del ramo, estimado Ministro de Administraciones Públicas, a toda la sociedad. Esto es un grito que empieza a ser desesperado. Somos los investigadores que aun luchamos por ganarnos el derecho de saber que podemos dedicar nuestra vida a la ciencia, que sentimos que cada vez que nos contratan por un año más nos están haciendo un favor para que podamos seguir con nuestra vocación, que en muchos casos somos algo parecido a nómadas, que hemos supeditado buena parte de nuestra vida personal a la vida profesional. Estamos al límite. La carrera científica en España ha sido definida a parches durante los últimos lustros, pero finalmente se consiguió un marco en el que existían figuras contractuales estables y conocidas, como los contratos post-doctorales para estancias en el extranjero, los contratos Juan de la Cierva, JAE (en esta casa, el CSIC), etc. Como la joya de la corona, el contrato Ramón y Cajal, antesala de la estabilización de los mejores investigadores. Desgraciadamente, la carrera técnica es inexistente. Los problemas aparecen cuando los sucesivos gobiernos no apuestan decididamente por los investigadores de I+D, convirtiendo finalmente la carrera científica en una maratón de obstáculos, llena de contradicciones y fallos estructurales. Para ilustrarlo, permítanme algunos datos: El perfil habitual de un contratado RyC en su último año es el de un investigador con unos 15 años de experiencia laboral e investigadora, con experiencia internacional y capaz de liderar su propia línea de investigación. Actualmente de ofrecen 250 contratos RyC anuales para toda España en todas las aéreas del saber (se defienden unas 7000 tesis doctorales al año, por lo que sólo pueden optar al contrato un 3% de los potenciales investigadores), y en media los investigadores obtienen el contrato tras 10 años de experiencia post-doctoral. La edad media de la finalización del contrato supera los 42 años. (...)


La empresa no va a la Universidad ni para formar ni para investigar

La desconexión entre campus e industria lastra la economía, según un estudio.

J. A. AUNIÓN - El Pais.

Si se les pregunta a las empresas españolas dónde acuden para dar formación a sus empleados, la Universidad aparece la octava opción de 10, solo por delante de las compañías matrices de las propias firmas y los sindicatos. Las compañías apenas cuentan tampoco con los campus para llevar a cabo proyectos de I+D, y en ambos casos, principalmente, por puro desconocimiento. Así lo pone de manifiesto el estudio La universidad y la empresa y española para el que la Fundación Conocimiento y Desarrollo (CyD) ha encuestado a 184 compañías de todos los sectores y tamaños. "O se pone en marcha de verdad el enorme potencial de la Universidad" en cuanto a recursos humanos y e infraestructuras o va a "ser muy difícil cambiar de modelo productivo para salir de la crisis", asegura es coordinador de los informes de CyD, Martí Parellada. Los datos son los siguientes: solo el 14% de las empresas ha recurrido a la Universidad para llevar a cabo proyectos de I+D y la razón principal para no hacerlo (38%) es que no conocían esta posibilidad. Y, en cuanto a la formación continua, solo el 19% utilizó los cursos generales (como másteres) y apenas un 4% contrató con los campus cursos diseñados a medida (no sabe de esta posibilidad el 43%). En este último caso, hace cinco años la cifra fue el doble, el 8%, según el estudio anterior hecho por CyD en 2004. (...)


Ciencia deja sin gastar uno de cada tres euros del presupuesto para I+D

El recorte global de las partidas para investigación será del 8,4% el año próximo.


La I+D española no solo sufre los ajustes presupuestarios, sino que además tiene partidas sin utilizar. La ciencia y la tecnología, incluidas actividades civiles y militares, sufrirán el año próximo una reducción de la financiación de un 8,4% respecto a 2010, según el proyecto presupuestario, lo que se acumula al 5,5% de recorte de este año respecto a 2009. "Esto entierra definitivamente la etapa de crecimiento del gasto en I+D+i de la anterior legislatura", señala un análisis sobre la política de investigación realizado por CC OO a partir de datos oficiales. España partió de un retraso en este ámbito respecto a los países más desarrollados, "atraso que se corrige muy lentamente y, al ritmo actual, la convergencia con Europa tardará aún muchos años", advierte el estudio. Igualmente se aleja el ansiado cambio del modelo productivo. Pero las grandes cifras del presupuesto difuminan la situación real del gasto público en I+D: en 2009 sólo se utilizó el 79% de los 8.405 millones de euros (sin contar los organismos públicos de investigación y las agencias) aprobados para investigación en distintos departamentos, con lo que quedaron sin ejecutar 1.730 millones de euros, en su mayor parte préstamos dirigidos a las empresas, puesto que los científicos no pueden endeudarse. Especialmente baja fue la utilización de los fondos del Ministerio de Ciencia e Innovación que, en 2009, "dejó de ejecutar uno de cada tres euros de los que disponía, mientras que el nivel del Ministerio de Industria fue muy superior". (...)


Ministerio de Ciencia e Innovacion: MICINN o McINN?

A.M.M - Cartas el Director - ABC.

Cualquier ley que se precie ha de apoyarse en dos pilares fundamentales: recursos para desarrollarse y la confianza del colectivo a quien pretende amparar. La Ley de la Ciencia que se está discutiendo en el Parlamento carece de estos dos pilares. En primer lugar, es una ley que nace mísera, ya que indica explícitamente que no contempla un aumento de presupuesto. Considerando que en el presente año fiscal el número de plazas de acceso a la escala de científicos titulares del CSIC se redujo en un 90 por ciento con respecto a años anteriores, este compromiso de congelación presupuestaria equivale a una petición explícita de que la investigación en España quede relegada al abismo de la lista de prioridades. La anterior ley de la Ciencia ha estado vigente durante quince años; si la nueva ley tiene intención de perdurar más allá del calendario electoral, no debe comprometerse a mantener un presupuesto correspondiente a una situación económica coyuntural. En segundo lugar, es una ley que nace desligitimada porque no contempla el cumplimiento de los compromisos de estabilización adquiridos tanto con los «investigadores Ramón y Cajal» como con los grupos de investigación que les acogieron. Esto no sólo genera una total falta de confianza por parte de la comunidad de investigadores, sino que representará una admisión explícita del fracaso de un programa que durante la última década se ha ensalzado como la punta de lanza del impulso de la investigación en España. El problema de raíz es que la investigación básica en España no es un asunto prioritario. (...)


Semana de la Ciencia: ¿reir o llorar?

A.M.M - Cartas el Director - La Vanguardia; 20 minutos

Con incredulidad leo en el periódico que ésta es la Semana de la Ciencia y, de golpe, me llega el eco de conversaciones que apenas hace una semana tuve con mis compañeros de oposición; una oposición a una plaza de científico titular y unas conversaciones que giraban en torno a nuestras alternativas laborales; la más popular: abrir un bar. Decorado con imágenes de planetas y galaxias lejanas, nos imaginamos hablando con clientes curiosos acodados al otro lado de la barra sobre agujeros negros, planetas extra-solares, la posibilidad de la existencia de vida y de bares fuera de la Tierra y la detección de moléculas de alcohol en el medio interestelar. Material para un monólogo cómico, de los que uno no sabe si reír o llorar. Y pienso en los representantes de consultoras y 'hedge funds' que todos los años visitaban mi anterior centro de trabajo ofreciendo triplicar o cuadriplicar nuestros salarios; y pienso en el rechazo visceral de mis compañeros a reconducir sus conocimientos para enriquecer a unos pocos. ¿Reir o llorar? Lloren, señores, lloren; lloren porque corren el riesgo de perder una generación de científicos con dos décadas de formación universitaria y post-universitaria que no quieren hacerse ricos sino tener un empleo modesto lo suficientemente estable como para poder desarrollar una labor de investigación. Lloren porque la plataforma petrolera Deepwater Horizon se hundió en el Día de la Tierra y lo mismo puede ocurrirle a la investigación científica en España. (...)



La destitución fulminante del director general responsable del Plan Nacional de I+D aumenta el riesgo de desbaratar en una legislatura el sistema de ciencia construido desde 1986.

JAVIER LÓPEZ FACAL - Tribuna: El Pais.

En 1947 cuando comenzó el proceso de colectivización de las tierras en Hungría, tras la ocupación del poder por el Partido de los Trabajadores Húngaros, los agentes de agit-prop entrevistaban por la radio a campesinos previamente seleccionados, para que cantasen las alabanzas del sistema de explotación colectiva de la tierra de los koljoses. Cuando le tocó el turno al tío Férenc, les preguntó a los agentes si lo que él iba a decir se podría escuchar en Budapest, y le dijeron que, por supuesto que sí.¿Y en Viena? "!También, tío Férenc, en Viena también". ¿Y en América?. "También en América, tío Férenc" Pues entonces, "¡Socorro!" gritó el viejo campesino. La atolondrada creación del Ministerio de Ciencia e Innovación en 2008 levantó ciertas alarmas dentro del sistema de I+D, tanto por el contenido mismo de las competencias del flamante artefacto, como por la falta de reflexión y sosiego con la que se llevó a cabo. Aunque suenen parecidas, las políticas de I+D y las de innovación son tan diferentes que casi resultan ortogónicas: las primeras son políticas públicas de larga tradición y de protocolos bien establecidos, que los estados vienen desarrollando desde hace por lo menos unos 60 años; disponen de unos manuales de uso, utilizan unos indicadores de medición universalmente aceptados, emplean herramientas bien experimentadas y se dirigen a colectivos profesionales homogéneos, frecuentemente pertenecientes al sector público. Su finalidad es, simplemente, la de generar nuevos conocimientos. Las segundas, es decir, las políticas de innovación, son mucho más recientes; se dirigen a unos colectivos mucho más amplios, menos profesionalizados y más difusos, mayoritariamente del sector empresarial, y no disponen de un aparato tan elaborado de indicadores, de toma de estadísticas, de manuales, de publicaciones o de interlocutores representativos. Su finalidad es introducir productos más competitivos en el mercado. (...)


Ni fuga, ni jovenes, ni cerebros

A.M.M - Cartas el Director - La Vanguardia.

Tras más de una década trabajando en universidades de EEUU regresé a España hace dos años. Mi decisión se apoyaba íntegramente en esta párrafo del BOE referente a mi contrato de cinco años con el CSIC: "La formalización por parte de los Centros de I+D de estos acuerdos de incorporación implica que garantizan el compromiso de crear, antes de la finalización del contrato, puestos de trabajo permanentes con un perfil adecuado a las plazas cubiertas".

La frase es tajante, no se trata de un compromiso tácito sino de un compromiso vinculante. Sin embargo, ahora nos dicen que muy probablemente en los próximos tres años no salgan plazas y que nuestra única esperanza es que se apruebe una Ley de la Ciencia defectuosa donde se contempla la creación de un tipo de contratos que a día de hoy son ilegales. Y me encuentro en una encrucijada: regresar a EEUU donde sigo teniendo las puertas abiertas, o quedarme en España y continuar por una vía que el mapa oficial de carreteras me asegura que llega a un destino atractivo, pero que ahora encuentro plagada de carteles que avisan "sin salida". (...)


El recorte acumulado en I+D ahoga el avance de la ciencia

Los investigadores temen una fuga de cerebros por la caída de la oferta laboral.


El sistema de ciencia y tecnología español, tan defendido en todas las instancias como prioritario y clave para el cambio de modelo productivo, acumula una reducción notable de financiación por los recortes de los últimos años. En 2011, con el 7% menos de presupuesto propuesto por el Gobierno, retrocederá al nivel de financiación que tenía cuatro años antes, en 2007, según análisis de los expertos, y ya se oyen voces de alarma. No es que se vaya a paralizar la investigación, ni se colapsarán los laboratorios (al menos los de alto nivel) por falta de fondos. Pero la compresión del sistema puede empezar a ahogarlo si la situación no se remedia, y el año próximo no se va a remediar. La comunidad científica llama la atención sobre el recorte de la oferta de trabajo para los científicos, porque supone una seria amenaza de perder a muchos jóvenes bien preparados en una nueva oleada de fuga de cerebros. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) , por ejemplo, reducirá el año que viene la contratación en un 20% y ya está convocando plazas de científico funcionario con una tasa de tres nuevos puestos por 10 jubilados. "La falta de plazas provocará un éxodo de la ciencia española, o bien a otras tareas en España para aquellos cuyas circunstancias personales no les permita emigrar fuera de España", señala Carlos Duarte, investigador del CSIC. "Y no es cierto que 'en todas partes cuezan habas' porque Alemania ha potenciado el programa de reclutamiento de investigadores, lo mismo que ha hecho Suiza. Y EE UU sigue siendo el gran mercado de trabajo en ciencia". (...)


Austerity measures sap Spanish science

But science minister defends draft budget.


Scientists in Spain have expressed concern about the scale of spending cuts outlined in the country's draft 2011 science budget. The government delivered its proposed budget for 2011 to Spain's Congress on 30 September. On Tuesday, science minister Cristina Garmendia defended her ministry's budget in a press conference, suggesting that it was similar to last year. But overall government expenditure in research and development (R&D) is set to drop by 8.37% next year compared with the 2010 budget, according to an analysis released on Monday by the Confederation of Spanish Scientific Societies (COSCE). "The building of a highway can be stopped for two years, but if we cut science, it will be much more difficult to make up the lost ground," says José Molero, an economist at the Complutense University of Madrid and the coordinator of the COSCE study. But Garmendia argued that if the government had applied its austerity plan evenly across all ministries, her budget would have been cut by 11%. "Resources available to R&D have more than doubled since 2004", she said. Her comments have not assuaged critics, however. "We acknowledge the effort to reduce damage to science," says Molero. "But investment in R&D was supposed to be the main driver for leading Spain out of the current crisis." (...)


Spain's science budget could be slashed

Amid rumours of cuts, Spanish researchers face a tense wait before the next budget announcement.


A nerve-wracking period looms for Spain's research community. At some point in the next three weeks, the government will announce a budget that could, following last year's 15% cut, shave yet more off researchers' slice of the pie. Last Sunday, the Spanish daily El País leaked news of a further 10% cut. Meanwhile, rumours abound that science minister Cristina Garmendia is thinking of resigning, and that her ministry may be absorbed by those of education or industry. Garmendia denied the cuts in a speech in parliament on Wednesday, stating that her ministry is working on a draft budget "close to that of 2010" — that is, a funding freeze. She also declared that she is "absolutely committed" to the ministry's projects. However, scientists remain worried. "Further cuts would cause irreversible damage to the Spanish R&D system," says Joan Guinovart, president of the Confederation of Spanish Scientific Societies (COSCE), which represents 30,000 researchers. "A sense of helplessness is spreading among scientists," says Jesús Avila, a biologist at the Severo Ochoa Centre for Molecular Biology in Madrid and one of 51 concerned life scientists who signed an open letter to the government after last year's budgetary shock. It is unclear whether Prime Minister José Luis Rodríguez Zapatero backs Garmendia's intention to freeze the science budget, while other sectors will be cut. "Freezing is the scenario we are working on in the ministry," says Felipe Pétriz Calvo, secretary of state for research, "but at the moment it is hypothetical." (...)


Spanish science spending lockdown

Young researchers and new projects will take brunt of cuts.


Acoustic physicist Luis Goméz Ullate is having a hard time finding a job. Goméz, a tenured investigator with Spain's national research council (CSIC) in Madrid, isn't looking for himself — he's helping out one of his graduate students facing the country's increasingly difficult science labour market. "The options are tighter than usual," he says. Spain's research institutions, which got a reprieve from major budget cuts last year, are tightening their belts in anticipation of flat or trimmed budgets over the next couple of years. Cristina Garmendia, Spain's science and innovation minister, told the newspaper El Pais on 22 June that research funding will be "frozen or minimally reduced" as a result of government-wide austerity measures, but said that overall funding levels would remain unknown for at least a few weeks. The central government's more detailed budget proposal will not be published until November or December of this year. In the meantime, CSIC has prepared three-year plans for various funding scenarios. "We will try to maintain an international standard of research," says CSIC president Rafael Rodrigo Montero. "But starting in 2011 we can no longer protect the entire training budget" devoted to graduate students, technicians, tech transfer officers, and postdocs. Training cuts could exceed 20%, Rodrigo Montero warned. (...)


No turning back

Spain should not use the recession as an excuse to stall plans to boost its scientific enterprise.


The past two decades have seen Spain transform itself from a scientific backwater into an internationally respected player in the research world. Much of that progress has occurred since the Socialist Party swept to power in 2004, pledging to turn Spain into an innovation economy (see Nature 451, 1029; 2008). During the Socialists' first term in office, for example, they doubled the science budget to just over 8 billion (US$12 billion), pushing it above 1.1% of the country's gross domestic product (GDP) and much closer to the European Union average of 1.8% of GDP. The party was re-elected in 2008, having pledged to cut bureaucracy and push funding for research to a target of 2% of GDP. Almost immediately it set up the Ministry of Science and Innovation, finally extracting science from under the purview of the education ministry. Cristina Garmendia, a molecular biologist who has founded several successful biotechnology companies, was appointed as head of the new ministry. Since then, however, the momentum has been lost. Garmendia's political inexperience has shown. She was slow to build up a functioning ministry, and has not developed the necessary political clout to convince the government, now grappling with the global recession, to stick to its vision for science. Granted, the government has bolstered financial support for the country's budding biotechnology and other high-tech industries. But its draft budget for 2010, unveiled in September, proposed a cut of 45% for directly funded basic research. An outcry from the research community reduced that cut to 15%, and an extra 2.8% top-up for the science ministry is likely to emerge during parliamentary discussions. But this would still be a heavy blow to the country's research base. (...)


El gasto en I+D en Espana alcanza el 1,27% del PIB, por debajo de la media europea

El gasto en I+D en España alcanza el 1,27% del PIB, más de medio punto por debajo del promedio de la UE-27, que se sitúa en el 1,83%, según los últimos datos de Eurostat referidos al año 2007 y recogidos por el Instituto de Estudios Económicos (IEE).

Ep - Cinco Días

La oficina estadística comunitaria indica que durante 2007, último para el que existen cifras comparadas, no se observó ningún avance en el gasto en I+D en el conjunto de países de la UE-27. De hecho, la media europea se situó en un 1,83% del PIB, cifra prácticamente igual a la de 2006. Así, indica que la UE sigue, por tanto, lejos del objetivo marcado en la Estrategia de Lisboa que pretendía alcanzar una inversión en I+D del 3% sobre el PIB en 2010. Además, añade que la actual crisis económica puede provocar un recorte en los gastos de I+D, tanto públicos como privados, que son, sin embargo, esenciales para alentar el crecimiento y el empleo. Sólo dos países de la UE-27 superan ya con creces el objetivo del 3%. Se trata de Suecia, con un 3,64%, y Finlandia, con un 3,47%. Austria, Dinamarca y Alemania se sitúan algo por encima del 2,5%, mientras que Francia alcanza un 2,08% y Bélgica supera levemente el promedio de la Unión Europea. En cambio, la gran mayoría de países se quedan por debajo de la media, entre ellos todos los nuevos miembros de la UE. El Reino Unido, los Países Bajos y Luxemburgo registran cifras todavía bastante cercanas al promedio, mientras que la República Checa y Eslovenia son los dos países de reciente adhesión mejor situados, con un gasto en I+D en torno al 1,5% sobre el PIB. Irlanda registra un 1,31% y España se queda en el 1,27%. Portugal, Estonia e Italia logran superar el 1%, mientras que 10 países no llegan ni siquiera a esa porcentaje. Grecia es la única nación de la antigua UE-15 que figura entre los más rezagados, con un gasto en I+D de tan sólo un 0,5% sobre el PIB. Bulgaria, Eslovaquia y Chipre figuran en los últimos puestos con cifras en torno al 0,45%.


< Entadas anteriores Entradas nuevas >